Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:MONTSE VELASCO | CREADORES

Olfato de muchos quilates

Su pericia como sumiller ha sido reconocida en 2011. Es la quinta mujer que gana por tercer año seguido la Nariz de Oro. Dicen que ellas son mejores catadoras.

Es la quinta mujer que gana por tercer año consecutivo la Nariz de Oro, el prestigioso concurso creado en 1994 por el entonces director de la revista Vino y Gastronomía (yo mismo) para poner a prueba la pericia de nuestros sumilleres. El primer año lo consiguió Agustí Peris; le siguieron sucesivos hombres hasta que en 2000 irrumpió la primera ganadora. Los últimos triunfos parecen indicar que la mujer es mejor catadora que el hombre. Hay teorías al respecto, pero lo más lógico es pensar que la ventaja estriba en su mayor experiencia olfativa, forjada desde la infancia. Montse Velasco (Barcelona, 1978) ha crecido impregnada de aromas culinarios, correteando primero, y trabajando después, en el restaurante de su padre, La Cuina de Guinardó. Ella misma lo atestigua: "La capacidad olfativa es algo que tienes que entrenar. No solo con vinos, también en cocina. Cuando se está cocinando algo, hueles y aventuras: ¿es un arroz?, ¿es un asado?". Así, con tan solo seis años como profesional, ha conseguido superar una de las pruebas más difíciles de cata ciega en copas negras. Reafirmando la supremacía de la mujer. ¡Por narices!

Carlos Delgado es crítico de vinos en EL PAÍS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de diciembre de 2011