Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Wert declara la guerra a la piratería

El nuevo ministro define con contundencia las líneas maestras de su mandato en la toma de posesión de José María Lassalle como secretario de Estado

Que nadie diga que no avisan. En tiempo de vacas flacas, dentro de las áreas del Gobierno, la cultura está llamada a sufrir una dieta especialmente baja en calorías. Además, se avecina una época de recortes. Y para seducir al sector en medio de este clima, nada mejor que empezar mostrando mano dura en el asunto de la propiedad intelectual. El nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, fue muy claro ayer durante la toma de posesión de su secretario de Estado en el ámbito de la cultura, José María Lassalle: habrá protección a los creadores en Internet y se habilitará un mecenazgo por la vía rápida para evitar la "cultura de la subvención".

El ámbito que quitó el sueño en la legislatura anterior a la ministra González-Sinde, acribillada por su ley antidescargas, no se cerró con su salida. Wert ha recogido el testigo y está dispuesto a abrir una guerra sin cuartel a la piratería: "Nadie va a respetar la cultura de un país que lidera el ranking de descargas ilegales. Por ese camino no vamos a ninguna parte", aseguró el ministro.

"Nadie respetará la cultura de un país líder del 'ranking' de descargas ilegales"

Sin duda, Wert aprovechó el auditorio. Un nutrido y abarrotado salón en la Secretaría de Estado que se había acercado a ver cómo Lassalle prometía su cargo. "No es fácil reunir a tanta gente en una fecha como hoy. Eso sin duda es un chute de solidaridad en un día tan malo".

Ya que tenía público, el ministro aprovechó su turno de palabra tras las llamadas al diálogo de Lassalle y advirtió: "Déjenme que se lo diga con toda claridad: ninguno de los objetivos que nos hemos planteado es compatible con la existencia de agujeros legales que permitan la desprotección de la propiedad intelectual y el expolio de los creadores".

Como sociólogo, sin duda era consciente de que palabras así iban a incendiar la Red. Mientras Twitter echaba humo, Wert no se apartó un ápice del discurso: "Como queremos ir muy lejos y que exista viabilidad en la creación cultural, vamos a actuar con decisión contra quienes se lucran indebidamente del trabajo intelectual o creativo de otros. Les puedo asegurar que lo vamos a hacer y nada ni nadie nos va a arredrar".

Si una mayoría absoluta da para algo es para pasar ciertos tragos. Y si los creadores demandan una legislación que no naufrague en ese sentido es ahora o nunca cuando debe abordarse. El PP, muy consciente de su nueva fuerza parlamentaria, parece dispuesto a afrontar el problema con un apoyo sin fisuras a la propiedad intelectual. Pero para ello va a necesitar también de la mano izquierda y el talante de Lassalle, un hombre que a juzgar por su capacidad de convocatoria ayer para su presentación en el cargo, parte de salida con múltiples apoyos.

Aun así, ambos tendrán que emplearse a fondo para explicar no solo su decidida batalla contra la piratería sino la política de recortes que llega. Por no hablar del menosprecio que siente el sector de la cultura por el hecho de que Mariano Rajoy haya prescindido de un Ministerio específico. "La cultura es un asunto prioritario para nosotros", aseguró Wert, al iniciar su discurso.

Pero habrá frenos: "No queremos acabar con la subvención de la cultura, pero sí con la cultura de las subvenciones". El ahorro y la escrupulosa gestión de los recursos dará lugar a otra ley urgente, la de mecenazgo. "Nuestra estrategia cultural será cuidadosa y realista. Tiene que funcionar con los recursos muy ajustados, los propios de la época que nos ha tocado administrar. No es tiempo de sembrar a boleo. Cada semilla debe ser puesta donde más oportunidades tiene de rendir fruto". Será urgente: "Esperamos tener lista esta nueva ley de mecenazgo en este primer periodo de sesiones. Es la pieza esencial para devolver a la sociedad el protagonismo que le toca en la cultura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de diciembre de 2011