Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón cede los 16 centros de salud con sus 800 funcionarios a Aguirre

El traspaso de las drogodependencias provoca protestas de los trabajadores

El Ayuntamiento de Madrid quiere deshacerse de sus competencias sanitarias. "Todos los servicios de atención primaria o especializada, todos, deben integrarse en el servicio autonómico", dijo ayer el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón. La red de 16 centros municipales -agrupados bajo la denominación Madrid Salud-, el centro de salud bucodental, el internacional (vacunaciones) y el de diagnóstico pasarán así a manos de la Comunidad. Todo: sus edificios y los cerca de 800 funcionarios que los atienden.

"Como si fueran cromos", según la oposición, o atendiendo a criterios "lógicos" para ahorrar dinero, según el PP. En una comisión técnica para facilitar luego la negociación política, según el PP, o de forma "opaca" y "a espaldas" de la Asamblea regional, según la oposición. Sea como sea, Comunidad y Ayuntamiento tienen muy avanzado ya su plan para dividirse la responsabilidad sobre los servicios públicos y evitar posibles o patentes duplicidades.

Ayer, en la comisión parlamentaria creada para estudiar la cuestión justo después de las elecciones municipales y autonómicas (ambas las ganó en mayo el PP con mayoría absoluta), compareció Gallardón. "En el último cuarto de hora, con todo decidido", según la oposición. "Cuando me han dicho", según él. Tras responder a las críticas del resto de grupos y mostrar una sintonía insólita con sus compañeros del PP regional, Gallardón detalló el estado de la cuestión. Algunos puntos ya se conocían ("por la prensa nos hemos enterado", se quejaba la oposición), como el traspaso del metro y las bibliotecas, o la división de servicios de emergencia. Pero otros no, como la mudanza de centros sanitarios, residencias, escuelas infantiles, albergues y polideportivos. Algunas competencias (empleo, vivienda pública), por su complejidad, se aplazan.Los 16 centros de Madrid Salud ofrecen control ginecológico y de planificación familiar, talleres de memoria para mayores, métodos de prevención del estrés o para dejar de fumar, etcétera. En su plantilla hay médicos, psicólogos, enfermeras, trabajadores sociales... El Ayuntamiento cree que la mayoría de esas actividades las realizan también los centros regionales. Y solo quiere ocuparse de los servicios de prevención, entendidos en sentido estricto. También pasarán a la Comunidad el centro bucodental, el de vacunación y el de diagnóstico (con dermatólogos, cardiólogos, endocrinos, urólogos), donde se hacen, por ejemplo, mamografías o densitometrías. En total, Aguirre se quedaría 16 edificios, que podría usar para ampliar su red de centros de salud, y unos 800 funcionarios.

Idéntico destino tendrá la red de atención a drogodependientes, con siete centros municipales y otros cuatro concertados que conforman el Instituto de Adicciones. Este traspaso tiene en vilo a entidades y profesionales, que hoy se concentrarán en la plaza de la Villa para pedir que la Comunidad no se los quede porque "su red de atención [del Consistorio] es referente de calidad". Temen que el modelo pase a ser exclusivamente sanitario y no psicosocial, como ahora. Además, el presupuesto de la Agencia Antidroga regional se reduce en 2012. Lo único que se quedará el Ayuntamiento es el laboratorio (mantendrá el control alimentario) y el centro de prevención de adicciones. Por lo demás, el 092 se integrará en el 112. El Samur (municipal) atenderá en la calle y, tras el traspaso, también en las viviendas de la ciudad; allí ahora actúa el Summa.

- Centros de mayores. El Ayuntamiento mantendrá sus 92 centros (la Comunidad tiene 17) por un criterio de proximidad, y cederá las tres residencias por su carácter sanitario (de competencia regional). Queda por decidir el futuro de los 113 centros de día municipales y 30 autonómicos, pues ambos criterios son válidos.

- Escuelas infantiles. Las 56 municipales (solo dos son de gestión directa, con 40 funcionarios) pasan a la Comunidad (que tiene 62, con 700 funcionarios).

- Bibliotecas. La Comunidad traspasará sus 16 centros (444 funcionarios) al Ayuntamiento (tiene 29, con 450 funcionarios).

- Instalaciones deportivas. El Ayuntamiento mantendrá su titularidad y heredará la única de la Comunidad en la ciudad: San Vicente de Paul (Carabanchel).

- Albergues juveniles. El Ayuntamiento mantiene el que tiene y consigue los dos regionales.

- Régimen sancionador. El Ayuntamiento plantea quedarse con todos los expedientes que le atañen y que ahora debe traspasar a la Comunidad si se consideran muy graves. Eso incluye, por ejemplo, las multas por ruido, botellón, etcétera. Según sus cálculos, los ingresos no serán muy superiores a los gastos de gestión.

- Metro. Gallardón cede su gestión a la Comunidad, y se ahorra así el 50% de los costes de explotación (este año, 159 millones).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 2011