Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ICS da marcha atrás y decide no recortar la paga extra

La maniobra busca trocear la sanidad pública, según los sindicatos

El Instituto Catalán de la Salud (ICS) dio marcha atrás ayer en la negociación sobre los recortes salariales de la plantilla, cuando los sindicatos llevaban dos semanas esperando que se les citara para otra reunión. "Ya no hay tiempo para llegar a un acuerdo", zanjó el ICS a través de un comunicado después de casi tres meses de reuniones, ofertas y contraofertas para reducir parte de la paga extra de Navidad de los cerca de 40.000 empleados del Instituto. Los sindicatos, atónitos, denunciaron que al ICS siempre le interesó este desacuerdo para tener las manos libres en el plan de Salud y poder trocear el organismo en pequeñas empresas públicas abiertas al capital privado.

El viraje de la ya extinta negociación sorprendió a todos los delegados de la mesa sectorial. "Damos paso a las negociaciones de las condiciones laborales para personal funcionarial y estatutario que se puedan establecer para el año próximo", justificó la nota del ICS en un aviso a los sindicatos de que tendrán paga extra de Navidad pero los recortes salariales llegarán de la mano del tijeretazo general al sueldo de los funcionarios. El ajuste sobre la paga extra, que el ICS justificó para cuadrar los presupuestos de 2011, tampoco afectará a las cuentas de la entidad. "Hemos aplicado otras medidas que nos permitirán cumplir con lo acordado en los presupuestos", aseguraron fuentes del ICS a este diario.

"Todo ha sido un simulacro de negociación", reaccionó Carmen Navarro, responsable de CC OO y la persona que más se esforzó en salvar la negociación. "Ahora podrán justificar el troceo del ICS", advirtió.El resto de sindicatos, que ya habían insistido en la escasa fiabilidad de la postura negociadora del ICS, también respondieron desairados. "Revientan la negociación y dan un ejemplo deplorable", señaló el sindicato Médicos de Cataluña en un comunicado. "Esto confirma los temores de que negociar no servía para nada", añadió el sindicato de enfermería SATSE. En la misma línea, UGT lamentó que "nunca hubo voluntad de llegar a un acuerdo".

Las negociaciones, sin embargo, no estaban tan lejos de una posición de consenso, pero la falta de confianza de los sindicatos retrasó que el acuerdo se concretara. El ICS rebajó las pretensiones del ajuste salarial, de los 44 millones iniciales a los cerca de 12 millones y accedió a mantener la plantilla del organismo el próximo año. El dinero deducido de la paga extra se devolvería a los trabajadores en 2013, pero los sindicatos reclamaban garantías jurídicas sobre este cumplimiento. En la espera de que estas garantías se concretaran el ICS ha decidido dar el portazo final a la mesa de negociación.

"Agradecemos el esfuerzo de algunos sindicatos, pero sin este pacto tendremos que ajustarnos más el cinturón", señaló un dirigente del ICS. "Cuadraremos el presupuesto pero tendremos que reducir los recursos de contratación de personal", señaló en alusión a futuros ajustes de la plantilla. Estas fuentes aseguraron que el ICS tampoco cumplirá la amenaza inicial de despedir a 1.500 empleados eventuales en caso de que las negociaciones fracasaran. "Pero los recursos para contratar serán inferiores", corroboró.

Ajustes unilaterales

Tras el desacuerdo definitivo el ICS destacó que aplicará los ajustes salariales que puede adoptar unilateralmente sin requerir un acuerdo con los sindicatos. Se trata básicamente de posponer hasta enero el pago de algunos servicios extraordinarios y retrasar a febrero el abono del complemento salarial por reconocimiento de carrera profesional. El ICS también limitará las guardias y la duración de los turnos que en algunos casos puede llegar a suponer el 20% de la nómina de los empleados.

La ausencia de acuerdo también permite a Salud dividir el organismo en una serie de empresas sin tener que ofrecer garantías laborales al personal eventual, alrededor de unos 10.000 empleados. "Lo tenían todo pensado antes de que nos sentáramos", protestó UGT.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 2011