Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre utiliza el asalto al portal de su edificio para atacar a Interior

La policía denuncia a los dos jóvenes por una falta de daños contra la propiedad

Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, mantuvo ayer un rifirrafe con el Ministerio del Interior por el tratamiento que la policía dio a dos jóvenes que golpearon, rompieron el portón y accedieron al portal del edificio donde vive. Durante el acto de presentación a cargo de Mariano Rajoy de la candidatura del PP de Madrid, en la que está incluido Alberto Ruiz-Gallardón, la presidenta improvisó una rueda de prensa para denunciar que en la madrugada de ayer dos individuos asaltaron su casa y la policía los dejó libres sin tomarles declaración. Aguirre cargó contra la delegada del Gobierno en Madrid, Dolores Carrión, y contra el Ministerio del Interior.

"Esta noche a las cuatro y pico de la madrugada han asaltado el portalón de mi vivienda", comenzó Aguirre, antes de anunciar que había denunciado los hechos por "allanamiento de morada". Los relatos de los hechos que aportaron la presidenta y la policía no coinciden, lo que provocó un enfrentamiento con el Ministerio del Interior. Dos seguidores del Real Madrid, con algunas copas encima según fuentes de Interior, dieron una patada en el patio del palacete en el que se encuentra la vivienda de Aguirre. Los dos hombres llegaron a entrar en el patio del inmueble -en el que viven otros vecinos-.

"Deben de ser los indignados que protege la delegada", dijo la presidenta

Los agentes de la Guardia Civil encargados de la seguridad de su casa visionaron los hechos por la pantalla de vigilancia. Llamaron a la policía que, tras identificar a los hombres, los trasladó a comisaría. No llevaban armas ni instrumentos peligrosos (portaban una mochila con dos entradas para el partido del Real Madrid que se había jugado unas horas antes). Se levantó el correspondiente atestado, según la policía, por una falta de daños contra la propiedad que se ha enviado al juzgado, y fueron puestos en libertad. Lo habitual, dicen, en el caso de las faltas. Los hombres aseguraron que no sabían que en esa casa viviera Aguirre.

"Si esto me pasa a mí que soy la presidenta de la Comunidad, qué será de la indefensión del resto de los ciudadanos. ¿Qué habría pasado si esto hubiera ocurrido en casa de Rubalcaba, habría actuado igual la policía?", dijo con tono de indignación. Aguirre consideró un escándalo lo sucedido, cree que se ha producido un allanamiento de morada -delito que exige que se haya entrado en un domicilio- y denunció la actuación de los agentes por haberles dejado en libertad sin haberles interrogado. "Parece ser que les han llevado a la comisaría y, como no han encontrado o apreciado ni siquiera indicios de delito, no solamente les ha puesto en libertad sino que ni siquiera les ha interrogado". Y agregó: "Parece que esto es el procedimiento normal, si es así tiene que cambiar". En el atestado policial los agentes relatan cómo preguntan a los detenidos y "contestan con actitud nerviosa, dando contestaciones vacilantes y poco coherentes acerca de las intenciones de su acto". El equipo de la presidenta insiste en que los jóvenes estaban sobrios y sugiere que iban a asaltar su casa. "Deben de ser dos indignados de los que protege la delegada del Gobierno", señaló la presidenta.

El ministro del Interior, Antonio Camacho, la llamó poco después del suceso para explicarle en qué estado estaba el expediente, lo que había sucedido, que se estaba tramitando el caso y su denuncia, y le pidió que no usara la labor de la policía "en la confrontación política" electoral. Fuentes cercanas a Aguirre aseguran que la presidenta hizo las declaraciones porque había tratado de hablar con Camacho y este no le había devuelto la llamada. Desde el gabinete del ministro se asegura que no es cierto, que hablaron antes de las 10.00, que Camacho le aseguró que pediría toda la información para transmitírsela y que incluso le pidió expresamente que no hiciera declaraciones hasta que volvieran a hablar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de octubre de 2011