Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Pensar en español, hablar en inglés

El portal Essay & Science persigue divulgar internacionalmente a los ensayistas de España y Latinoamérica

Durante décadas, el lector anglosajón de filosofía tuvo dos apellidos españoles en la cabeza: Santayana y Ortega y Gasset. Si el primero escribía en inglés y firmaba George, la celebridad estadounidense del segundo fue, según la pintoresca teoría de Juan Benet, fruto de un malentendido. Siguiendo esa teoría, la prensa de Washington descubrió al filósofo madrileño cuando oyó sentenciar al presidente Roosevelt: "Como dice el español Ortega, hay que coger el toro por los cuernos". El error, sostenía el autor de Volverás a Región, fue pensar que el presidente hablaba del filósofo José Ortega cuando en realidad se refería al torero Domingo Ortega, que tomó la alternativa en 1931, justo el año de aparición de La rebelión de las masas.

Solo un 3% de lo que se publica en Estados Unidos son traducciones

La web quiere romper la frontera entre humanidades y ciencias

La teoría benetiana la recordó ayer el académico Darío Villanueva durante la presentación del portal de Internet Essay & Science (www.essayandscience.com). Impulsado por la Biblioteca Virtual Cervantes (creada hace 12 años por la Universidad de Alicante) y la Fundación Santillana (del Grupo PRISA, editor de EL PAÍS), el nuevo portal trata de colarse en el recinto amurallado de la cultura en lengua inglesa. Si el 30% de lo que se publica anualmente en España son traducciones, en Estados Unidos ese porcentaje apenas alcanza el 3%. Así, las posibilidades de que un autor que escriba en español llegue a un lector anglosajón son mínimas. Si además no se trata de un novelista sino de un científico, un historiador o un filósofo, las posibilidades son todavía menores.

Essay & Science se presentó ayer en la Casa de América de Madrid en presencia de una buena representación de los ensayistas cuya obra ya está traducida al inglés en el nuevo portal. Difícil encontrar tanto premio nacional por metro cuadrado. Historiadores como Santos Juliá y José Álvarez Junco, filólogos como Carlos García Gual y José Antonio Millán o filósofos como Eugenio Trías, Félix de Azúa, Jesús Mosterín, Víctor Gómez Pin, Reyes Mate y José Luis Pardo asistieron al bautismo de una herramienta que, según Basilio Baltasar, director de la Fundación Santillana, nace de la conciencia de que la importancia de un idioma no depende solo de la demografía o del consumo de ocio sino también de "su prestigio como lengua de conocimiento".

Baltasar definió Essay & Science como una mezcla de biblioteca, librería y seminario avanzado que recoge una biografía de cada autor, una antología de su trabajo actualizada permanentemente y una muestra de sus artículos para periódicos y revistas. El objetivo lo recordó Ignacio Polanco, presidente de PRISA: impulsar la influencia en "el mundo angloparlante" de "nuestros ensayistas", es decir, de aquellos escritores que mantienen una mirada más lúcida sobre "la sociedad de nuestro tiempo".

Aunque, de entrada, la presencia de autores españoles en el nuevo portal es abrumadora -de Victoria Camps a Emilio Lledó pasando por Fernando Savater, Adela Cortina, Félix Ovejero o Javier Gomá-, la intención de sus impulsores es ensanchar paulatinamente la nómina latinoamericana y ser "un puente cultural entre Europa y América". Esas fueron las palabras que empleó Ignacio Jiménez Raneda, rector de la Universidad de Alicante. No en vano, la mayoría de los usuarios de la Biblioteca Virtual Cervantes se conectan desde la otra orilla del Atlántico. 130.000 títulos en su fondo, 3.800.000 usuarios, cinco millones de consultas y 80.000 páginas descargadas diariamente son algunos de los números que maneja este año la biblioteca virtual cervantina, cuya fundación preside Mario Vargas Llosa.

El propio Nobel peruano es uno de los grandes ensayistas de una tradición latinoamericana que, según el mexicano Jorge Volpi, presente ayer en la Casa de América, ha encontrado más eco en el mundo anglosajón por la parte del ensayismo literario que del filosófico o científico. "Octavio Paz y, sobre todo, Borges, han sido muy traducidos y leídos", explicó Volpi, para el que la trascendencia de Essay & Science va más allá de Estados Unidos: "No hay que olvidar que el inglés es la gran lengua global".

Si Latinoamérica es el gran activo del español, la asignatura pendiente de la cultura hispana sigue siendo la ciencia. De ahí la insistencia en que, desde su nombre, Essay & Science recoja tanto las contribuciones de las ciencias sociales como las de las ciencias llamadas duras. Es lo que defendió Juan Luis Cebrián, presidente de la Comisión Ejecutiva de PRISA y presente en el portal como ensayista. La separación entre ciencias y letras, afirmó, es "la lacra de nuestra cultura y de nuestro conocimiento". Una cultura que piensa en español y ahora quiere hablar inglés.

Ensayo y ciencia

- De la nómina de autores de Essay & Science forman parte, entre otros, Fernando Savater, Victoria Camps, Santos Juliá, Félix de Azúa, Victoria Cirlot, Reyes Mate, Jesús Mosterín y Adela Cortina.

- Entre los libros que pueden leerse parcialmente traducidos hay varios premios nacionales de ensayo e historia: de La regla del juego (José Luis Pardo) a Historias de las dos Españas (Santos Juliá) pasando por Imitación y experiencia (Javier Gomá) o Mater dolorosa. La idea de España en el siglo XIX (José Álvarez Junco).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 2011

Más información