Entrevista:ISAKI LACUESTA | Concha de Oro por 'Los pasos dobles' | 59ª edición del Festival de San Sebastián

"Soy escéptico con el poder de los premios"

Pasó el día de ayer como un clandestino, comiendo en Francia y alojado en un hotel distinto al habitual del festival, el María Cristina, sin poder salir de la habitación. Fue un sábado extraño para Isaki Lacuesta (Girona, 1975) desde que día anterior le pidieron que volviera a Donostia. Todos los nervios se despejaron por la noche cuando su película Los pasos dobles, una mezcla de historias y aventuras en Mali, con Miquel Barceló como artista invitado y la figura de François Augièras como un tótem de fondo, logró la Concha de Oro de la 59ª edición del festival.

Un premio arriesgado. "Sabemos que es una película de reacciones dispares, igual que desde el principio supimos que podía encantar a unos y que no entrarán otros. A partir de aquí, si alguien quiere el cine sea cada vez más estrecho...". En Los pasos dobles, Lacuesta maneja multitud de referentes: "Pasolini, La princesa prometida, las pelis de aventuras de los cincuenta, los Monty Python...Son cosas muy reconocibles, que antes ocupaban un lugar central en el cine". Y no considera por tanto que haya inventado nada. "No creo que sea una película novedosa, porque bebe de toda esa tradición. ¿Cómo voy yo a decir que he aportado algo nuevo? Sí estoy contento porque he podido meter cosas nunca vistas: una secuencia de amor homosexual entre un albino y un negro, con lo que supone de doble tabú, o un espejismo rodado sin efectos especiales. Pero son detalles, la estructura viene de la tradición".

"Me da rabia esta manía de encasillar el cine en comercial o de autor"
Más información
Triunfo transgresor de Isaki Lacuesta

En la carrera del cineasta catalán ha habido una constante: el doble, el otro, el reflejo. "Aquí iba marcado por la perfomance de Barceló Paso doble. Yo no lo escogí, pero es cierto que uno acaba yendo hacia lo que le interesa. Todos escondemos distintas personalidades, lo que nos permite cambiar de estilo. Me da rabia esta manía de encasillar el cine en comercial o de autor, cuando antes todo estaba mezclado".

Es cierto. Lacuesta ha saltado de un género a otro a lo largo de su carrera. "Bueno, llevo pocas películas. ¡Cómo va a existir un estilo Lacuesta! Es cierto que voy buscando y probando cosas. A mí me gusta hacer trabajos en contra del anterior, que el siguiente filme no se parezca en nada al que le precede". El premio lanza la carrera internacional de Los pases dobles. "Es un tipo de película de poco presupuesto que no tiene dinero para lanzar campañas de marketing", asegura su director que apoya el papel de los festivales: "Realizan una labor de discriminación positiva. Soy sin embargo escéptico con el poder de los premios. No cambian una carrera. Hago el cine que quiero y seguiré en ello". Los pasos dobles y el documental que le acompaña, El cuaderno de barro, ha costado menos de un millón de euros. "Lo hicimos todo a base de coraje. En África he encontrado amigos y un lugar de inspiración más desprejuiciado, donde se cuentan cuentos por el placer, como se hacía aquí hasta hace poco".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Isaki Lacuesta, ayer en San Sebastián.
Isaki Lacuesta, ayer en San Sebastián.JESÚS URIARTE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS