Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Nuevas fronteras para el lince

Un millonario proyecto europeo intenta extender la población del felino más amenazado a Portugal, Castilla-La Mancha y Extremadura

El lince ibérico, el felino más amenazado del planeta, sale poco a poco de la UVI. La población casi se ha triplicado en la última década y ahora el objetivo es conseguir que vuelva a colonizar territorios en Portugal, Castilla-La Mancha y Extremadura. "Con solo dos poblaciones, en Sierra Morena y Doñana, por muy bien que vaya, no se puede considerar que esté fuera de extinción. Si hubiera una catástrofe, como un incendio forestal, sería un desastre", explican fuentes del proyecto Life, un plan de 34 millones de euros, con el que la UE, la Junta de Andalucía, el Ministerio de Medio Ambiente y el resto de implicados intentarán en los próximos cinco años sacar al felino de la lista negra de las especies al borde de la extinción.

La población actual es de 279; el objetivo es que dentro de cinco años sean 450

Un ejemplar ha aparecido muerto por una trampa en Ciudad Real

Los proyectos Life son la joya de la corona de los trabajos en biodiversidad en la UE. El pasado 19 de julio, Bruselas aprobó el tercer Life para la recuperación del lince, en el que participan España, Portugal, ecologistas, cazadores... La Comisión aporta 20,9 millones, el 61,5% de los fondos de un programa que es de los más ambiciosos aprobados y en el que colaboran 17 organizaciones. El plan lo presentan esta semana la ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, y el presidente andaluz, José Antonio Griñán.

Durante el próximo año y medio los técnicos identificarán las zonas aptas para el lince en Extremadura, Castilla-La Mancha y Portugal. "Haremos un estudio detallado de cada zona: existencia de conejo (el principal alimento del lince), amenazas, actitud de la población local, conectividad de las áreas seleccionadas entre sí para que no se creen núcleos aislados", explican fuentes del proyecto. El pasado sábado cruzó un lince por uno de estos pasos, hecho que fue celebrado por los biólogos como signo de adaptación.

En las áreas elegidas para la reintroducción se mejorarán los aspectos para que el lince prospere: eliminación de barreras, mejora de la población de conejo, trabajo con la población para que acepte el lince y no lo tema...El objetivo del proyecto es iniciar la reintroducción entre 2013 y 2014. Si la población actual es de 279 ejemplares, el objetivo es pasar a 450 al final del programa y bajar un escalón en la categoría de la amenaza: de "en peligro crítico" a "en peligro". El éxito sería notable, ya que hace una década la población rondaba el centenar.

Para estas reintroducciones es importante el programa de cría en cautividad, que comenzó en Andalucía en 2005. El año pasado, los científicos realizaron dos sueltas de estos ejemplares, que se adaptaron perfectamente. Para una próxima fase queda la reintroducción en Murcia, que en los próximos años comenzará la selección de zonas óptimas para el felino.Si todo sale según lo planeado, el lince podría volver a colonizar el territorio que ocupaba en los años ochenta, y se daría una pequeña vuelta atrás en el reloj de la extinción de las especies.

La expansión del lince está jalonada de malas noticias. A los relativamente frecuentes atropellos, se acaba de unir la aparición de un lince muerto en una caja trampa en Castellar de Santiago (Sierra Morena, Ciudad Real) a mitad de agosto. La fiscalía de Medio Ambiente de Ciudad de Real ha iniciado una investigación de oficio sobre las causas de la muerte. Estas cajas trampa están destinadas en teoría a controlar los predadores (principalmente zorros) que puedan dañar la caza en un coto.

La hembra fallecida, de nombre Grazalema, nació el centro de cría de La Olivilla (Jaén) el 31 de marzo de 2010. Sus padres fueron Candiles y Córdoba. Ecologistas en Acción, SEO/Birdlife y WWF han calificado su muerte como un hecho de enorme gravedad, sobre todo, porque "pone en riesgo el plan de recuperación de la especie para el que la UE acaba de destinar una gran suma".

Miguel Ángel Hernández de Ecologistas en Acción, considera que "los métodos que se están evaluando para el control de predadores no superan unos umbrales lógicos para que se puedan homologar, como demuestra el caso de Grazalema". Hernández cree que antes de buscar zonas aptas para el lince en Castilla-La Mancha "hay que eliminar las trampas, porque solo con eso los linces van a venir y se van a desarrollar solos, porque ya sabemos que cruzan a Castilla-La Mancha y ese dinero se podría utilizar mejor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de septiembre de 2011