Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mohamed VI anuncia elecciones anticipadas

El rey de Marruecos pide a Argelia que reabra la frontera común cerrada

El rey Mohamed VI sigue teniendo prisa. En menos de cuatro meses mandó elaborar e hizo aprobar en referéndum una nueva Constitución con la que intentó sortear en Marruecos las revueltas populares que estallaron en otros países árabes. Ahora quiere que se ponga en práctica cuanto antes.

Por eso las elecciones legislativas en Marruecos, previstas para 2012, se adelantarán al otoño, probablemente a octubre, según dio a entender el monarca en el discurso del trono que pronunció ayer desde Tánger con motivo del duodécimo aniversario de su entronización.

El soberano subrayó la necesidad de "disponer un clima político sano, digno del nuevo Marruecos generado por esta Constitución". "[...] Sería oportuno comenzar con la elección de la nueva Cámara de Representantes para que procedamos [...] al nombramiento del jefe del Gobierno en el seno del partido que obtenga el mejor resultado en las elecciones".

El monarca alauí pretende acelerar la aplicación de la nueva Constitución

La nueva Carta Magna prevé que el primer ministro sea miembro del partido vencedor de las legislativas y que goce de mayores poderes que su antecesor, aunque el rey seguirá ostentando el grueso del poder ejecutivo. El Partido de la Justicia y del Desarrollo (PJD, islamista moderado) fue el vencedor, por el número de sufragios, de las elecciones de 2007, pero gracias al diseño de las circunscripciones, el Istiqlal obtuvo más escaños.

El Ministerio del Interior de Marruecos acaba de pedir ahora al de Justicia que abra una investigación sobre el director Driss Chahtane y dos periodistas del semanario Al Michaal que en su último número publica una lista de los gobernadores que supuestamente ayudaron a los candidatos del Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), fundado por Fouad Ali el Himma, un amigo del rey, a obtener sus escaños y concejalías en las legislativas de 2007 y en las municipales de 2009.

Un cable de la Embajada de EE UU en Rabat, desvelado por WikiLeaks, narraba con todo lujo de detalles, en julio de 2009, cómo el gobernador de Oujda, la mayor ciudad del este del país, maniobró para impedir que los islamistas del PJD, que ganaron allí las municipales, se hiciesen con el Ayuntamiento, que acabó en manos del PAM.

Mohamed VI se felicitó en su alocución de la "masiva participación" en el referéndum del 1 de julio sobre la Constitución, que alcanzó oficialmente el 73% y que fue respaldada por el 98,5% de los votantes. Ese resultado sella, según él, "un nuevo contrato que ahonda el sólido pacto ya establecido entre el trono y el pueblo".

Esos porcentajes han sido, sin embargo, puestos en tela de juicio por varios dirigentes islamistas y de izquierdas. La participación se calcula oficialmente sobre el número de electores inscritos (unos 13 millones) y no sobre el número de adultos en edad de votar, que superan los 21 millones.

El soberano alauí hizo solo una alusión a las protestas juveniles que se desarrollan en Marruecos desde finales de febrero convocadas por el Movimiento 20 de Febrero, que reivindica más democracia y boicoteó el referéndum. Invitó a los partidos políticos, "tanto si se hallan en la mayoría como en la oposición, a redoblar sus esfuerzos con el fin de lograr la reconciliación con los ciudadanos, particularmente la juventud".

El monarca pidió, por último, a Argelia "alcanzar una completa normalización de las relaciones bilaterales entre los dos países hermanos, incluida la apertura de las fronteras terrestres" cerradas por Argel en 1994 después de que Rabat impusiera el visado a los argelinos para entrar en Marruecos. Mohamed VI levantó esta medida, pero el presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, no le correspondió.

La frontera común, de 1.800 kilómetros de largo, es una de las pocas del mundo que permanece cerrada a cal y canto. Numerosas familias han dejado de verse a causa del cierre. Viajar de un país a otro solo puede hacerse en avión. El comercio bilateral es testimonial desde hace 17 años.

Argelia ha dado a entender que supeditaba la apertura a la solución del conflicto del Sáhara Occidental, pero desde hace unos meses se están celebrando encuentros ministeriales.

En una conversación mantenida con una delegación de Estados Unidos, Mohamed VI dejó claro que la única modalidad de cooperación que funcionaba con Argelia era la policial para luchar contra el terrorismo islamista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de julio de 2011