Un 'shostakóvich' que hará época

'La nariz' cosecha un triunfo apabullante en el festival de Aix-en-Provence

Una de las bazas de las que dispone un festival lírico para gratificar a su público es la capacidad de sorprender. En la 63ª edición del que se celebra cada verano en Aix-en-Provence lo inesperado ha surgido una y otra vez. Curiosamente la convocatoria lírica provenzal es de las que juegan siempre sobre seguro en lo artístico y organizativo. De hecho, parten con las cuentas bien claras, como si todo estuviese controlado hasta el último de los entresijos. El presupuesto está definido al detalle: 18,5 millones de euros, distribuidos en un 49,7% para la creación artística, un 24,3% para gastos de estructura y un 26% para explotación, recuperándose un 33,5% por billetería, un 34,6% por subvenciones, un 26,5% por mecenazgo y el resto por conceptos varios, especialmente por derechos de radio y televisión. El número de plazas ofertadas está también controlado al máximo, para que los aficionados al control del gasto saquen las pertinentes conclusiones. Este año son 81.779 localidades en total, de las cuales 33.543 están reservadas a la ópera, y de ellas un 36% por debajo de los 55 euros.

William Kentridge firma una dirección escénica delirante de ritmo y fantasía

No era previsible en este clima de control exhaustivo que estuviese a punto de cancelarse la primera representación de Acis y Galatea, de Haendel, el pasado sábado en el dominio campestre del Grand Saint-Jean, y mucho menos que el motivo fuese la invasión de la zona por un centenar de caravanas de evangélicos que iban de excursión y querían gozar de las bondades del paisaje, ajenos por completo a la existencia de un festival con tanta historia detrás. Al final se llegó a un acuerdo, pero costó lo suyo.

El gran sorpresón operístico de este año ha sido la representación de La nariz, de Shostakóvich, con Kazushi Ono al frente de los cuerpos estables de la Opera de Lyon, un reparto vocal mayoritariamente ruso y una dirección escénica del artista sudafricano William Kentridge absolutamente delirante y llena de fantasía, ritmo y belleza plástica que obtuvo una de las mayores ovaciones a un equipo teatral que yo he visto nunca en un teatro lírico.

La coproducción del Metropolitan de Nueva York, Aix y Lyon es sencillamente fabulosa y vuelve a poner en primer plano la importancia de la ópera como lugar de encuentro entre teatro, música, belleza plástica y canto. Kentridge tiene estos días un par de exposiciones en la ciudad, de las cuales es especialmente reveladora la que está en el Atelier Cézanne con un imaginativo retrato de Shostakóvich incluido, y con un vídeo que muestra los secretos de alcoba, es decir, la manera en la que compone las figuras gracias al movimiento.

La segunda gran sorpresa vino con el estreno mundial de la ópera Thanks to my eyes, del compositor Oscar Bianchi (Milán, 1975) a partir de Grâce a mes yeux, de Joël Pommerat, autor también de la puesta en escena. La ópera, que contó con la inestimable aportación del Ensemble Modern de Fráncfort, dirigido por Franck Ollu, y de un equipo de cantantes-actores fuera de serie, derrocha a manos llenas misterio, poesía y magnetismo en el desarrollo de una historia llena de enigmas en el límite de la realidad y la ensoñación, y con la condición humana siempre en el punto principal de mira. La ópera se verá en el teatro de La Zarzuela de Madrid el próximo junio dentro del ciclo operadhoy.

Los aficionados de siempre tuvieron su noche con una nueva producción de La traviata, de Verdi, en la que el foco de atención gravitó alrededor de Natalie Dessay, que puso, digámoslo de entrada, al público en pie por su inquietante y sensible construcción del personaje de Violetta. No fue demasiado fina la dirección de Louis Langrée al frente de la London Symphony y se mantuvo la puesta en escena de Jean-François Sivadier en el terreno de las buenas intenciones, sin lograr traspasar esa frontera entre la vida y el teatro que pretendía. Tézier, como Germont, y Castronovo, como Alfredo, cumplieron, pero la gran triunfadora fue Natalie Dessay para gozo absoluto de los amantes de los divos del canto en estos tiempos de hegemonía teatral.

Un momento de la representación de la ópera <i>La nariz,</i><b> de Shostakóvich, en el Festival de Aix-en-Provence.</b>
Un momento de la representación de la ópera <i>La nariz,</i><b> de Shostakóvich, en el Festival de Aix-en-Provence.</b>FESTIVAL DE AIX-EN-PROVENCE
<i>La traviata</i><b> fue otro de los platos fuertes en el festival lírico de Aix.</b>
<i>La traviata</i><b> fue otro de los platos fuertes en el festival lírico de Aix.</b>FESTIVAL DE AIX-EN-PROVENCE

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 14 de julio de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50