Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis en la Sociedad General de Autores

Tormenta de ideas para otra SGAE

Firmantes del manifiesto que exige una refundación total de la entidad exponen sus críticas a la gestión de Teddy Bautista y piden soluciones de urgencia

Consternación por haberse convertido en sujeto pasivo de la actualidad judicial, constatación de que alguien les engañó durante largo tiempo y la petición de más democracia en el seno de una institución roída por los vicios del tiempo y la usura conforman el indignado argumentario del medio millar de socios firmantes del manifiesto para una refundación de la SGAE.

Dramaturgos, directores escénicos, músicos y cineastas exhiben su decepción ante el devenir de una sociedad a cuyos gestores reconocen eficacia en la recaudación y reparto de los derechos de autor, pero a quienes acusan de pervertir el sistema y eternizarse en sus cargos. El último en sumarse ayer con su firma a esta oleada de quejas y exigencias fue Alejandro Sanz, quien hace tres días, en su cuenta de twitter, se confesó "traicionado" por aquellos en quienes había puesto su confianza y dijo que -de confirmarse las acusaciones-, en la SGAE se habría producido "el mayor acto de piratería cometido en este país".

FRANCISCO NIEVA "Son los políticos los que tienen que mojarse"

"La Sociedad General de Autores es una fundación necesaria que siempre estuvo rodeada de prestigio, presidida y dirigida por relevantes personalidades del teatro o la lírica. Hay que refundarla de nuevo. Es más un asunto político que una responsabilidad de los damnificados y protestatarios, porque esto produciría mayor confusión y mayor retraso. Son los políticos los que tienen que mojarse con decisión y que la Sociedad no arrastre su descrédito y su inoperatividad. La seguridad de los derechos de autor y de la propiedad intelectual están en juego".

DANIEL SÁNCHEZ-ARÉVALO "Cada persona, un voto; pido elecciones ya"

"El cambio fundamental que me gustaría para la SGAE tiene que ver con la relación de la Sociedad con los ciudadanos, que está desgastada y es muy negativa. No solo hay que trabajar para cambiar la imagen. No solo es una cuestión de imagen, sino también de diálogo y de debate para ver de qué manera podemos seguir defendiendo nuestros derechos y que nadie se sienta robado. Es muy frustrante ver todo lo que está ocurriendo, los primeros perjudicados somos nosotros. Habría que hacer entender a la gente que nosotros no queremos que pase esto, pedimos que se esclarezcan los hechos. Creo que también es necesario un cambio en el sistema de votación que es muy poco plural. Los socios tienen votos dependiendo de lo que generas y lo lógico es que cada persona tenga un voto. Pido elecciones ya".

ACHERO MAÑAS "Es imprescindible que Teddy Bautista dimita"

"Hay que democratizar la Sociedad General de Autores. Para empezar, no es posible que cada socio tenga un número de votos diferente, como ocurre ahora mismo. Somos todos profesionales y cada uno de nosotros debe tener un voto. Exigimos un cambio profundo en el sistema de la SGAE, que es arcaico y anacrónico. Pedimos una asamblea general extraordinaria, que es el órgano donde se deben decidir todas las propuestas y convocar nuevas elecciones. Admitiendo la presunción de inocencia de todo el mundo, la junta directiva resultante de las últimas elecciones en el seno de la SGAE se encuentra bajo sospecha. Sería un gesto honorable que tomaran la iniciativa de reunirse con todos nosotros para solucionar entre todos este grave problema que vivimos. Y es absolutamente imprescindible que Teddy Bautista dimita. Eso sería, por otra parte, un gesto que le honraría".

JESÚS CAMPOS GARCÍA "La cúpula se perpetúa con contratos blindados"

"Un hombre, un voto' es democracia. 'Una acción, un voto' es capitalismo. Que en una asociación sin ánimo de lucro se vote en función de la recaudación me parece una contradicción insoportable. No puede ser que, de 100.000 asociados, solo voten 2.000. Tampoco me parece deseable que la cúpula se perpetúe con contratos blindados y mandatos ilimitados que, al final, acaban creando una aristocracia más preocupada por sus propias necesidades que por las del colectivo. En consecuencia, abogo por una SGAE más democrática y con más renovación de los elegidos; que lo demás ya irá cayendo por su propio peso".

FERNANDO COLOMO "Buen funcionamiento, pero sin democracia"

"Yo desearía una nueva SGAE democrática, en la que hubiera un consenso amplio, en la que participara todo el mundo. Tenemos que conseguir que la gente se movilice y no quedarnos en casa protestando, que organicemos una asamblea importante de la que salgan grupos de trabajo. Es evidente que tenemos que reaccionar todos los autores, músicos, cineastas, editores. Debemos luchar por tener una sociedad de gestión que funcione bien y que sea democrática. La anterior funcionaba bien pero no era democrática. La estructura de la SGAE es la misma desde que yo entré por el año 1976, no se ha renovado nada. Está claro que cualquier institución que está en manos de los mismos durante tantos años, ya sean partidos o gobiernos también, se empiezan a producir vicios. Estamos en un buen momento para hacer una SGAE más democrática, que recaude los derechos de los autores, aunque haya mucha gente en contra por diversos motivos".

FERMÍN CABAL "Mejorar la comunicación interna y externa"

"Mejorar la comunicación con la sociedad y la interna con los socios es una de las necesidades. Yo soy socio desde hace 40 años y me produce una gran tristeza lo que está pasando. Tengo la esperanza de que esta crisis sirva para mejorar. La mayoría de los socios son gente positiva y muy válida. Estamos metidos en un lodazal muy malo del que tenemos que salir todos juntos".

ANDRÉS LIMA "Reunirnos todos y poner los problemas en claro"

"Yo deseo una SGAE que sea un faro que domine la cultura y no la oscurezca. Estoy de acuerdo con todos los planteamientos del manifiesto y por eso me adherí. Lo primero que hay que hacer es reunirnos todos para poner los problemas en claro".

CRISTINA DEL VALLE "Que todo autor tenga los mismos derechos"

Lo que hace falta en la SGAE es higiene democrática y responsabilidad desde la ética. La SGAE se tiene que democratizar, que todos los autores tengan los mismos derechos. No puede ser que un músico que vende 800.000 discos tenga más votos que uno que venda 50.000 o 10.000. También hay que buscar un sistema para que no se consoliden los puestos directivos. La SGAE necesita frescura y renovación. Es fundamental que entre todos, sin confrontaciones, busquemos la solución a través de una asamblea general extraordinaria y de nuevas elecciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2011