El PP garantiza a Mas su abstención para poder aprobar los Presupuestos

Los populares piden un gesto a CiU reduciendo las delegaciones en el exterior

El Partido Popular (PP) tiene a punto su voto de abstención, que permitirá dar luz verde a los Presupuestos de la Generalitat para 2011. La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, reconoció ayer que la negociación con Convergència i Unió (CiU) "está en la fase final" y que el anuncio oficial se podría hacer esta semana. Los nacionalistas solo necesitan la abstención del PP para aprobar las cuentas en el pleno del Parlamento del 20 de julio.

El pacto está a punto de caramelo. Solo quedan unos flecos para rubricar el acuerdo. Entre las condiciones que el PP pone sobre la mesa está que el Gobierno catalán se comprometa a reducir el número de delegaciones que tiene la Generalitat en el extranjero (ahora son seis) y que dejen de tener una función institucional para dedicarse a aspectos relacionados con el fomento económico.

Camacho exigen al presidente que frene las críticas de de CiU hacia el PP

Los populares también exigirán estabilidad presupuestaria, la reducción del número de empresas públicas y que CiU cuente con ellos a la hora de elaborar los Presupuestos de 2012. Camacho también pidió al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que exija a los dirigentes de Convergència que dejen de echar pestes en público de las relaciones con los populares, que tan útiles resultan después para aprobar leyes de calado en el Parlament.

Sánchez-Camacho no ahorró a la hora de ponerse medallas en el diseño de los Presupuestos y se atribuyó los méritos de conseguir "que la Generalitat no gaste más de lo que tiene, adelgace la Administración y reformule su política exterior". Pese a todo, la líder popular reconoció de que se trata de unos presupuestos "que no nos gustan demasiado porque son muy duros con la ciudadanía". De hecho, Sánchez-Camacho no cumplirá el compromiso que repitió reiteradamente durante la última campaña electoral de no apoyar unas cuentas que implicarán fuertes recortes en Sanidad (que al final serán de 600 millones de euros, el 7%).

La puesta en escena del acuerdo entre CiU y PP se espera para finales de semana o principios de la próxima, después de un previsible encontronazo entre ambos partidos este miércoles durante el pleno del Parlament, en que el PP pedirá una moratoria en la ley que prohíbe las corridas de toros.

Con la negociación de los Presupuestos casi cerrada, CiU deberá ponerse manos a la obra para conseguir los acuerdos necesarios para aprobar la polémica ley ómnibus. Ayer Esquerra Republicana (ERC) se felicitó de que Mas haya "rectificado" y esté dispuesto a fragmentar la ley en tres partes para negociarlas por separado. ERC no anunció su voto, pero se mostró favorable a las medidas de simplificación de la Administración, aunque no aceptarán las que desmantelen políticas básicas impulsadas por el tripartito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 05 de julio de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50