Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

208 semanas de obsesión

Elvira Lindo reúne en un libro sus columnas dominicales

"La columna del periódico termina por convertirse en la columna vertebral de tu vida", dice Elvira Lindo. "Toda la semana vives un poco para encontrar qué contar. Es una obsesión". El fruto de 10 años de obsesión ha desembocado en las 360 páginas de Don de gentes (Alfaguara), una selección, con prólogo de Juan Cruz, de los artículos que la escritora ha publicado en el suplemento Domingo de este periódico.

Sentada en el salón de su casa de Madrid, la autora de Lo que me queda por vivir matiza que a la hora de armar el libro se ha decantado por textos aparecidos en los últimos cuatro años, 208 obsesivas semanas agrupadas por temas: de la música a la literatura pasando por las costumbres españolas y las estadounidenses. Los textos reunidos ahora se ciñen a su colaboración dominical. Fuera quedan los que publica cada miércoles en la última página del diario. Dos extensiones, dos tonos, dos obsesiones, pues: "Es como si el domingo dejara escapar la persona privada que soy y el miércoles tuviera muy en cuenta la persona pública que soy. Respecto a la política siempre soy, creo, una persona sensata; respecto a mi vida me dejo llevar más por la insensatez". ¿Siente que la insensata perjudica a la sensata? "Lo que está bien visto es presentarse ante los demás de una pieza, y yo he hecho lo contrario. Cada columnista lleva a sus espaldas los prejuicios que se han tejido sobre él, y mi saco es enorme". Para Elvira Lindo, el mayor peligro del columnismo es "hacerte una clientela y echarle de comer". Por eso huye del repertorio precocinado de opiniones en salsa PSOE o IU o en salsa ONG: "De cada hecho me interesa dar la opinión que honradamente tengo sin pertenecer a un grupo. Coincido con la izquierda, pero no estoy ahí para halagar. Siento que no tengo míos".

"Cada uno carga con los prejuicios tejidos sobre él, y mi saco es enorme"

La escritora ha vuelto hace nada de Nueva York, donde pasa varios meses al año, algo que, afirma, no le ha hecho perder el pulso de eso que llaman realidad española: "La distancia me ha desprejuiciado". Hablando, de prejuicios, ¿cuál es el mayor tópico sobre Estados Unidos? "Que no saben dónde está España", responde sin dudar. Berlanguiano y woodyallenesco, uno de los apartados de Don de gentes, se detiene en el cine y en dos maneras de reírse con denominación de origen. "El buen humor se entiende en todas partes, pero en EE UU todo está más segregado. En cada medio sabes lo que te vas a encontrar y las bromas corrosivas de una cadena de cable no se usan en una generalista. Por eso Ricky Gervais triunfa en la HBO y es un escándalo en los Globos de Oro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de junio de 2011