Tijeretazo en el gasto público

Mas asume el control total de la contratación en la Generalitat

Contrarreforma por la puerta de atrás. El Gobierno catalán de Convergència i Unió ha pisado el acelerador para desmantelar la herencia del tripartito de la izquierda que ha gobernado la Generalitat los últimos siete años. Dos leyes, la de acompañamiento de los Presupuestos y una difusa ley ómnibus de simplificación administrativa, son las herramientas que piensa utilizar el Ejecutivo que preside Artur Mas para hacerlo.

Con la primera, el presidente de la Generalitat asume el control total en la contratación de la Administración autonómica y de los municipios menores de 50.000 habitantes. Con la segunda se desmantelan leyes básicas del Gobierno tripartito, como la que obligaba a construir unos mínimos de viviendas sociales. También se quiere limiar el acceso a la sanidad pública de los inmigrantes con menos de seis meses en el padrón.

Más información
El gobernador toca a rebato

En total se reformarán un centenar de leyes con solo dos votaciones. Además, los afectados solo tendrán siete días para presentar alegaciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS