Reportaje:Elecciones en Perú

El poder de los 'nikkei' se multiplica

Los 100.000 peruanos de origen japonés ocupan cada vez mejores puestos

Son menos de 100.000 entre 29 millones de peruanos, pero los nikkei, los descendientes de la inmigración japonesa, se han convertido en un referente político de Perú. Aunque durante años han estado más ligados a la cultura -entre ellos hay reconocidos escritores como José Watanabe y Fernando Iwasaki- y el comercio, la llegada al poder de Alberto Fujimori en 1990 comenzó a multiplicar los apellidos de origen japonés en los titulares de las informaciones políticas. Ahora, Keiko Fujimori quiere convertirse en la segunda jefa de Estado nikkei de Perú y en la carrera la acompañan entre otros su hermano Kenji y su tío Santiago Fujimori (ambos parlamentarios), y algunos de los colaboradores peruano-japoneses cercanos a su padre.

Más información
El pasado envenena la campaña en Perú
Fujimori acusa a Humala de ser un "buen soldado" de Chávez

De aquellos 10 años de mandato aún suenan muchos nombres, como el de Jaime Yoshiyama, exvicepresidente de El Chino y actual aspirante a repetir en el mismo puesto con la hija. También César Nakasaki, el abogado del expresidente, quien hace menos de un año fue uno de los impulsores de un fallido decreto de amnistía para los acusados de delitos de lesa humanidad durante el conflicto armado peruano (1980-2000). Susana Higuchi, la exesposa de Fujimori y madre de Keiko, vive apartada de la vida política desde que dejó su escaño en el Congreso en 2006. Pero todos los peruanos la recuerdan como una de las primeras personas que denunció la corrupción del Gobierno de su exmarido.

La comunidad nikkei de Perú, término que define a todas aquellas personas descendientes de japoneses, incluyendo a los de ascendencia mixta, es una de las más numerosas en el mundo y la segunda de América Latina tras Brasil. La inmigración japonesa a Perú se inició en 1899 a raíz de un acuerdo entre los Gobiernos de Tokio y Lima para facilitar la llegada de inmigrantes que se necesitaban para trabajar en las haciendas de la costa peruana. Con el paso del tiempo, la comunidad comenzó a extenderse a zonas del interior y a dedicarse al comercio. Hoy, por ejemplo, cuando un peruano piensa en comprarse un electrodoméstico, el nombre de la megatienda Hiraoka le viene a la mente como una empresa seria y fiable.

Aunque vistos por los criollos como una comunidad cerrada, los nikkei gozan de buena imagen entre los peruanos. El sociólogo Gonzalo Portocarrero, en una entrevista difundida por la Asociación Cultural Peruano-Japonesa, describe a los nikkei como un grupo "con una fuerte movilidad social ascendente, gracias a su laboriosidad, disciplina y capital cultural, que se ha acriollado y se siente tan o más legítimo que el resto de los peruanos. En ellos se conjugan valores muy peculiares. A su laboriosidad habría que sumar su lado cachaciento (burlón) e irónico", señala.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Fernando Gualdoni

Redactor jefe de Suplementos Especiales, ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS como redactor de Economía, jefe de sección de Internacional y redactor jefe de Negocios. Es abogado por la Universidad de Buenos Aires, analista de Inteligencia por la UC3M/URJ y cursó el Máster de EL PAÍS y el programa de desarrollo directivo de IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS