Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes crispan las facultades

Unos 2.000 profesores y alumnos se concentran contra los ajustes - La incertidumbre sobre el próximo curso enciende a la comunidad universitaria

El runrún de los recortes ha prendido las protestas en las universidades públicas catalanas antes de concretarse. Ningún rector ha presentado aún una propuesta concreta, pero la comunidad universitaria sabe que la dirección de los centros se halla decidiendo los ajustes necesarios para cumplir el mandato del consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell. La opacidad con que se están fraguando estas medidas ha encendido la mecha de alumnos y profesores, que esta semana han decidido unirse a las protestas de los estudiantes.

Cientos de docentes de la Universidad de Barcelona (UB), la Autónoma (UAB) y la Politécnica de Cataluña (UPC) han ocupado los respectivos rectorados esta semana en una tanda de protestas que ayer confluyeron en la primera concentración masiva del sector universitario contra los ajustes. Unas 2.000 personas, entre alumnos, profesores y personal administrativo, llenaron la plaza de Sant Jaume de Barcelona. Los manifestantes lamentaron que el presupuesto para el próximo año sea de 690 millones de euros, unos 175 menos que el año anterior. Este recorte supondrá una reducción de 34 millones en la UAB, 50 en la UB y 30 en la UPC, según previsiones de los sindicatos. Los asistentes lanzaron bolas de papel frente al Palau de la Generalitat, convirtieron la plaza de Sant Jaume en una suerte de basurero y cortaron el tráfico en la Via Laietana y la Ronda de Sant Pere.

La concentración fue convocada por la Plataforma Unitaria en Defensa de la Universidad Pública, constituida hace unos dos meses por el temor de los recortes. Desde entonces, unas 600 personas se han adherido a la entidad, además de una treintena de colectivos.

"La educación nos da alas, no nos las cortéis", se quejó Sara Solà, estudiante de Educación Social. Los manifestantes advirtieron de que la reducción del presupuesto afectará tanto a profesores titulares como al cierre de servicios como las bibliotecas nocturnas universitarias. El mayor perjuicio, añadieron, recaerá sobre los profesores asociados, figura creada para que expertos profesionales colaboren esporádicamente con las universidades y que en los últimos años ha sido una especie de cajón de sastre para contratar a profesores con salarios que rondan los 500 euros mensuales. En algunas universidades, como la UB, esta figura docente supone hasta el 40% del profesorado.

Esta situación ha cuajado en un frente común entre profesores y estudiantes para movilizarse en contra de los recortes y ambos colectivos se despidieron anunciando nuevas movilizaciones conjuntas. "El año que viene, si se llevan a cabo los recortes, cobraré un 44% menos", ilustró Jordi Mir, profesor asociado de la Universidad Pompeu Fabra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de mayo de 2011