Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas | La batalla por la Comunidad

El precedente del rescate de Alzira

Al hospital de Alzira (Valencia), el primer centro público de gestión privada de España, abierto en 1999, tampoco le salieron las cuentas al principio: un millón de euros de pérdidas el primer año, 900.000 en 2000, 450.000 en 2001 y 2,67 en el año 2002.

Hasta tal punto que el PP, partido que lo impulsó (y que, por ello, no podía permitirse su fracaso), optó en 2003 por una operación de rescate dirigida a hacer las condiciones del contrato más atractivas para la adjudicataria. La Generalitat rescindió el acuerdo con la concesionaria (Adeslas y Ribera Salud, integrada por las cajas valencianas Bancaja y CAM) y volvió a sacar el hospital a concurso con los pliegos modificados.

El nuevo contrato contemplaba, además del hospital, el control de los centros de salud del departamento (la puerta de entrada al hospital). Además, se incrementó el pago del canon anual que la Administración valenciana pagaba por cada habitante de la comarca de La Ribera en un 68%. La Generalitat explicó que se trataba de ajustes para mejorar la eficiencia del modelo. La misma unión de empresas anterior resultó la ganadora del nuevo concurso. En 2009, la firma obtuvo un beneficio de 2,1 millones de euros.

Los hospitales madrileños que han reclamado más dinero a la presidenta de la Comunidad son de gestión semiprivada, distinta a la totalmente privada valenciana. La Generalitat ha repetido la fórmula Alzira mejorada en Torrevieja, Denia, Elche y Manises. Un 20% de valencianos ya están cubiertos por este modelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de mayo de 2011