Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una sola voz hacia el mundo

El Plan Nacional de Acción Cultural Exterior formaliza el nuevo clima de entendimiento entre ministerios para reforzar la marca España

Lo que pareció impensable con dos ministros (Miguel Ángel Moratinos y César Antonio Molina) se visualizó ayer entre dos ministras, Trinidad Jiménez y Ángeles González-Sinde. La acción cultural en el extranjero, objeto en su día de fricciones más o menos chirriantes entre Asuntos Exteriores y Cultura, lleva de la mano a los dos ministerios desde ayer de manera oficial. Justo es reconocer que el entendimiento arrancó en noviembre de 2009, cuando Moratinos y González-Sinde firmaron un convenio para establecer "la estrategia reforzada para la promoción de la cultura española en el exterior". Y ayer se dio el último paso, con la presentación del Plan Nacional de Acción Cultural Exterior en la sede del Instituto Cervantes. Llanamente significa que "hay una sola voz, una sola estrategia para la cultura española en el mundo", dijo González-Sinde, quien recordó el potencial económico del sector (800.000 empleos, 4% del PIB) y el impacto de los creadores en la marca España. "La cultura nos aporta una herramienta fundamental para proyectar la imagen de un país moderno, dinámico, diverso y plural", abundó Trinidad Jiménez.

El plan, que no tiene dotación económica como tal -cada organismo (Exteriores, Cultura, Cervantes y AC/E) desarrolla las actuaciones internacionales según lo fijado en sus presupuestos-, contempla la creación de un consejo asesor y un foro consultivo, en el que participará la sociedad civil. También el Real Instituto Elcano actuará como órgano consultivo.

A lo largo del año se aprobarán estrategias concretas por sectores y países con el objetivo de reforzar la marca España, potenciar la difusión de las distintas lenguas oficiales, proyectar la creación mediante eventos singulares y promover el turismo cultural. El plan presentado ayer se suma a iniciativas recientes como la fusión de las tres sociedades culturales en una sola (Acción Cultural Española), forzada por el drástico recorte presupuestario decidido por el Gobierno dentro de su plan de austeridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de abril de 2011