Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ola de cambio en el mundo árabe

El rey saudí ofrece 50.000 millones para frenar el descontento social

El rey Abdalá de Arabia Saudí anunció ayer un nuevo desembolso millonario de 50.000 millones de euros para mejorar los sueldos, la vivienda y la sanidad, como medio de frenar el descontento que ya ha llegado a sus fronteras. En un inusual discurso televisado a la nación, el monarca no hizo la menor alusión a las reformas políticas que le han pedido algunos sectores de la población. Al contrario, parte del gasto va a destinarse a reforzar las fuerzas de seguridad.

Las nuevas medidas incluyen elevar el salario mínimo mensual de los funcionarios a 3.000 riales (unos 600 euros), 60.000 empleos en la policía, promociones en el Ejército, la construcción de medio millón de viviendas e importantes inversiones en la sanidad. En total, unos 50.000 millones de euros, según estimaciones de economistas árabes, casi el doble del paquete ya ofrecido hace un mes cuando Abdalá, en vista de las revueltas árabes, adelantó su regreso al país tras una doble operación de hernia discal en Nueva York.

"Estoy orgulloso de vosotros. Las palabras no son suficientes para describiros", manifestó el rey, que tiene 86 años. "Sois la válvula de seguridad de este país y respondéis al error con la verdad y a la traición con la lealtad", añadió en aparente agradecimiento por que los saudíes no se hayan echado a la calle para pedir reformas.

Hacía justo una semana, la convocatoria a través de Facebook de un Día de la Ira se saldó con un rotundo fracaso, después de que las fuerzas de seguridad tomaran la capital, Riad. Sin embargo, muchos saudíes negaron que ellos no aspiren a los mismos derechos y libertades que el resto. En los días precedentes jóvenes, islamistas y liberales habían dirigido al rey tres peticiones en las que solicitaban elegir a sus gobernantes, lucha contra la corrupción y que se recorten los poderes de la familia real.

Solo la creación de un comité anticorrupción roza las aspiraciones de los reformistas, que se sienten defraudados. Desde hacía días se rumoreaba la posibilidad de que el rey diera algún paso simbólico hacia la democracia como convocar nuevas elecciones municipales (pendientes desde 2009) o al menos una remodelación ministerial. Fuentes diplomáticas opinan que Abdalá se enfrenta a la oposición de parte de la familia real y de los ulemas. Arabia Saudí ha enviado tropas a Bahréin para ayudar a acallar la revuelta en ese país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de marzo de 2011