Cuatro generaciones con el batido

Corría la década de 1920 cuando el industrial Joan Viader se quedó con la copla de un batido de cacao artesanal que saboreó en Hungría. Viader había fundado la lechera Letona en 1925, en el histórico edificio de la calle de Pujades del Poblenou barcelonés, y patentó Cacaolat en 1931. El batido, el primero elaborado de forma industrial, causó sensación en la Exposición de 1933... y 80 años más tarde sigue siendo líder. Cuatro generaciones han merendado Cacaolat, que solo ha dejado de hacerse entre 1936 y 1950 por la falta de abastecimiento de cacao de calidad en la Guerra Civil y la primera etapa franquista.

La potencia de la marca se demuestra con las veces que ha sobrevivido a compras, según profesor Oriol Iglesias, director del grupo de Investigación en Marca de ESADE. Cacaolat fue comprado en 1971 por Centrales Lecheras Españolas SA (Clesa) en 1971, por la italiana Parmalat en la década de 1980 y por Rumasa mediante el Grupo Dhul en 2007.

Más información

Las malas noticias han activado a miles de personas en las redes sociales. Un grupo de fans en Facebook tenía ayer 59.430 amigos. Hay decenas de grupos que celebran desde sus eslóganes hasta la bondad de tomarse un batido fresquito después de practicar sexo y lamentan lo difícil que es abrir un Cacaolat en botella de plástico sin mancharse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 19 de marzo de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50