Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ola de cambio en el mundo árabe | Tensión en Oriente Próximo

Un imponente despliegue policial impide el Día de la Ira en Riad

El activismo chií es por ahora el único desafío al régimen de los Al Saud

Arabia Saudí superó ayer sin incidentes significativos el temido Día de la Ira que miles de personas habían respaldado en Facebook. Desde primera hora un imponente despliegue de seguridad desincentivaba cualquier intento de manifestarse en Riad. Lo mismo sucedió en Yeddah, la segunda ciudad del país. Solo hubo protestas de cientos de personas en varias localidades, en la Provincia Oriental, la región petrolera donde se concentra la población chií. El activismo de esa comunidad es, hasta ahora, el principal desafío para el régimen de los Al Saud.

En la capital, las autoridades se sintieron lo suficientemente seguras como para llevar a los periodistas a los puntos donde se esperaban manifestaciones. "Queremos que vean por ustedes mismos que no hay nada", declaró el brigadier Naser al Qahtany.

Decenas de vehículos policiales y centenares de agentes vigilaban. Acababan de concluir las plegarias de mediodía y la mezquita vecina se había vaciado sin incidentes.

"¿Cómo quieren que venga la gente si está todo el barrio infestado de policías de uniforme y de paisano?", espeta de repente un hombre a esta corresponsal y otra informadora. ¿Pero quiere usted manifestarse? "Pues claro, queremos democracia y libertad como el resto del mundo; no somos propiedad de la familia real que está robando la riqueza de este país". Se identifica como Jaled Mohamed Obeid al Yahani, de 40 años y profesor de árabe. "Esta noche dormirá en el hotel del príncipe Naif", asegura tras la perorata un funcionario en referencia al ministro del Interior. Ha sido una voz aislada y desesperada.

Mientras, en Bahréin y Yemen crece la tensión. La policía bah-reiní disparó granadas lacrimógenas para dispersar a los manifestantes que intentaban alcanzar el palacio real. En Saná, la capital yemení, volvió a repetirse el pulso de movilizaciones anti y pro Ali Abdalá Saleh, mientras que en Adén dos personas resultaron heridas de bala.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de marzo de 2011