Ola de cambio en el mundo árabe | Revueltas contra Gadafi

Italia abre a Rusia el negocio del crudo libio

ENI cede a Gazprom la mitad de su cuota en un importante yacimiento

La preocupación de Hillary Clinton por la alianza energética entre Moscú y Roma y su posible ampliación a Trípoli, revelada por los cables secretos filtrados a Wikileaks, cuenta desde ayer con nuevos factores de inquietud. Rusia e Italia sellaron el miércoles la entrada de Gazprom en el sector energético de Libia. ENI, el coloso público italiano de la energía, cedió a su homólogo ruso la mitad de su cuota en el consorcio que explotará el yacimiento petrolífero Elephant, situado en el desierto libio a 800 kilómetros al sur de Trípoli, que produce actualmente más de 125.000 barriles diarios del total de 1,7 millones que extrae cada jornada el país.

La operación se valora en 125 millones de euros, dijo Bloomberg, y Gazprom tendrá un 33% de la sociedad resultante. ENI y Gazprom acordaron además que el grupo italiano comprará gas a Severenergia, la compañía que explota yacimientos de gas en Siberia participada por Gazprom, ENI y la eléctrica italiana ENEL.

Los nuevos acuerdos bilaterales, y su extensión a Libia, se producen cuando Silvio Berlusconi y el coronel Gadafi pasan por un momento muy difícil, y coinciden con una visita de dos días del presidente ruso, Dmitri Medvéded.

Berlusconi recibió a Medvéded el miércoles a puerta cerrada en su residencia romana mientras sobre el líder italiano se cernía el bochorno internacional causado por el caso Ruby. Según la edición en español de La Voz de Rusia, la reunión duró "hasta altas horas de la noche". Ambos líderes esquivaron las preguntas de los periodistas: mientras hacían una declaración ante las cámaras, los informadores fueron conducidos a una sala contigua.

El dirigente ruso anunció que la alianza energética con Italia se reforzará durante este año "porque los empresarios italianos lo consideran crucial", y anunció que se incrementarán "el comercio de gas y de otros recursos, así como la cooperación en energía nuclear". Los negocios bilaterales alcanzaron en 2010 los 36.800 millones de dólares, un 11,5% más que en 2009, según una nota del Kremlin.

Además de festejar en 2011 el año de la cultura rusa en Italia y viceversa, ambos países han firmado un acuerdo para el transporte de personal y equipos militares italianos a través de Rusia hacia Afganistán, y han sellado una alianza entre dos bancos nacionales para financiar proyectos conjuntos. Además, Medvéded ha presionado para que Alitalia compre algunos aviones rusos SuperJet 100.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

En los cables de Wikileaks publicados por EL PAÍS en diciembre, el Departamento de Estado definía la estrecha relación entre Rusia e Italia como "perjudicial para los intereses estadounidenses y de la Unión Europea", ya que, afirmaba, "pone en riesgo tanto la independencia como la seguridad energética de la UE".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción