Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ola ce cambio en el mundo islámico | La posición de Estados Unidos

La diplomacia del siglo XXI sube a la Red

El Departamento de Estado impedirá los apagones digitales de las dictaduras

Existe un nuevo elemento determinante en las relaciones internacionales y se llama Internet. La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, apostó ayer por la nueva diplomacia del siglo XXI, la que se desarrolla a través del acceso a Internet y que posibilita que millones de ciudadanos tengan voz y llegado el caso acaben con un Gobierno autoritario en pie durante 30 años. Las nuevas tecnologías de la comunicación pueden transformar el escenario político alrededor del globo, evidencia ante la cual Estados Unidos se ha comprometido a la existencia de un Internet "libre, abierto y seguro", como declaró ayer Clinton.

El de la Universidad George Washington era el segundo discurso importante de la secretaria de Estado sobre Internet, después de que el año pasado hiciera de la libertad en la red una de las prioridades de su agenda. Sus palabras llegaban minutos después de que el presidente Barack Obama declarase que vivimos en una era "en que la gente no solo se comunica a través de información centralizada por el Gobierno o la televisión estatal, sino que puede tener un teléfono móvil con acceso a Internet y una cuenta de Twitter que acaba por movilizar a cientos de miles de personas".

Clinton: "EE UU se compromete con un Internet libre, abierto y seguro"

Bajo el mandato de Clinton, el Departamento de Estado ha impulsado la libertad en Internet como un derecho humano básico. "Para EE UU, la elección es clara", dijo Clinton. "En el espectro de la libertad de la red, nos situamos en el lado de la apertura". La jefa de la diplomacia hacía un breve repaso a los lugares en los que el acceso a Internet es imposible o está limitado. Desde China hasta Cuba pasando por Vietnam y concluyendo en Irán, donde el intento de los ciudadanos de protestar contra unas elecciones amañadas acabó en sangre hace año y medio, Clinton enumeró los retos y desafíos a los que se enfrenta la red, como la libertad frente a la seguridad, la protección de la libertad de expresión a la vez que se garantiza la tolerancia y el civismo o la transparencia frente a la confidencialidad.

"La confidencialidad de los Gobiernos ha sido un tema de debate en los últimos meses debido a Wikileaks", dijo Clinton. En su opinión, ese ha sido un debate falso. "Fundamentalmente, el incidente de Wikileaks comenzó con un robo. Documentos que pertenecían al Gobierno fueron robados, de la misma manera que si hubiesen sido introducidos en un maletín", enfatizó Clinton. "Quiero que algo quede muy claro: el hecho de que Wikileaks usara Internet no es la razón por la que lo criticamos. Wikileaks no pone en duda nuestro compromiso con la libertad en Internet".

Internet da voz a las aspiraciones de los pueblos, como han probado los casos de Túnez, Egipto o Irán. "Pero lo que ha sucedido en Egipto e Irán -donde esta semana se ha vuelto a utilizar la violencia contra los manifestantes- va mucho más allá de Internet", aseguró. "En cada caso, la gente protestaba por sentir una enorme frustración con las condiciones políticas y económicas con las que vive. Se manifestaron y las autoridades los detuvieron. Pero Internet no hizo ninguna de esas cosas. La gente las hizo".

La secretaria de Estado apuntó que existe en estos momentos otro debate sobre si Internet es una fuerza de liberación o de represión. En su opinión, ese debate también está vacío de sentido. "Egipto no es inspirador porque la gente se comunicara usando Twitter. Es inspirador porque la gente se unió y reclamó un futuro mejor. Irán no es condenable porque las autoridades usen Facebook para capturar a miembros de la oposición. Es condenable porque es un Gobierno que sistemáticamente viola los derechos de las personas".

Cerca de 2.000 millones de personas están conectadas a la red en la actualidad, casi una tercera parte de la humanidad. "Internet se ha convertido en el espacio público del siglo XXI: la plaza del pueblo, el mercado, el café, la clase...", dijo Clinton. "Todos damos forma y nos formamos a través de lo que sucede en la red". "Son 2.000 millones que no paran de crecer".

Internet sigue siendo prioritario en el ideario de Clinton. Ayer anunció el nombramiento de Christopher Painter como el coordinador de una oficina de nueva creación dedicada a los asuntos del ciberespacio. "Estamos convencidos de que un Internet libre lleva a la paz, el progreso y la prosperidad", puntualizó Clinton. "Lo contrario también es verdad", finalizó la secretaria de Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de febrero de 2011