Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El problema de la calidad del aire

Contaminación sin freno

Interior alternará mensajes sobre accidentes y límites de velocidad en los paneles luminosos - Los expertos acusan a las Administraciones de falta de voluntad para atajar la polución - Barcelona descarta restringir el tráfico

La estampa brumosa que estos días ofrece Barcelona no es habitual, pero tampoco excepcional: el anticiclón ha disparado los niveles de partículas contaminantes y óxidos de nitrógeno hasta situarlos muy por encima de los dictados por la Unión Europea. Pero el anticiclón pasará y quedará el problema de fondo: la persistencia de niveles elevados de contaminación en el área de Barcelona durante todo el año. Lo más grave, alertan los expertos, es la incapacidad de las Administraciones para implantar medidas que frenen el deterioro ambiental. Y la supresión de la zona 80, añaden, es un claro retroceso.

La Generalitat admite ahora lo que los informes científicos llevan tiempo diciendo: que el tope de 80 kilómetros por hora en los accesos a Barcelona ha reducido la emisión de contaminantes y, en consecuencia, ha mejorado la calidad del aire que respiran los ciudadanos. Pero el Gobierno de CiU insiste en la supresión de la medida, pese a haber tenido que retrasar la entrada en vigor de su decisión a las primeras de cambio por el mencionado anticiclón, al que algunos ya han bautizado como el anticiclón Puig, en referencia al consejero de Interior, Felip Puig. Cuando los conductores pisen el acelerador, la contaminación crecerá. Para compensar ese previsible efecto, Territorio y Sostenibilidad ha anunciado que promoverá nuevas medidas ambientales, aún por concretar. El departamento que dirige Lluís Recoder impulsará algunas de las 73 iniciativas para mejorar la calidad del aire que aprobó (pero no aplicó) el tripartito y trabaja en un plan que actualizará el de 2007.

Los expertos cuestionan que esas otras medidas, sean cuales sean, tengan el alcance de la zona 80. "Aunque insuficiente, ha sido eficaz. Dudo que otras iniciativas obtengan los mismos resultados. Es cierto que no hay una varita mágica, pero algunas soluciones posibles, como el impulso del coche eléctrico, son a medio y largo plazo", razonó José María Baldasano, catedrático de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) y autor del informe que evaluó el impacto de la zona 80.

Imma Mayol (ICV-EUiA), concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Barcelona, descartó ayer la posibilidad de restringir el acceso de vehículos a la ciudad como medida de choque. Aseguró: "no hay una medida salvadora" que disminuya el nivel de polución y explicó que "la mejora de la calidad del aire es la suma de más medidas". Entre ellas, destacó la pacificación del tráfico (zonas a 30 por hora) y la renovación de la flota de transporte público y de los vehículos de limpieza. Mayol reveló que un informe del Plan de Energía avala esas medidas, pero no hizo público su contenido.

Mayol destacó que, en Barcelona, el 19% de los trayectos se hacen en coche. También explicó que el 70% del parque móvil de la ciudad funciona con diésel. Para mejorar los registros de contaminación, ese porcentaje debería reducirse a la mitad, lo que obligaría a impulsar planes renove para conseguir coches más limpios e incentivar el transporte público.

Por su parte, CiU, cuyo cabeza de lista Xavier Trias es médico, criticó los programas del Ayuntamiento para controlar la contaminación. El concejal Joan Puigdollers sostuvo que la restricción de los 80 kilómetros no ayuda a mejorar las condiciones del aire en la ciudad porque "es un problema de congestión, no de velocidad".

A diferencia de lo que sostienen Puigdollers y el consejero Recoder, Baldasano cree que la congestión no es el factor del tráfico que más contamina. "Lo más relevante es el número de vehículos en una vía y la velocidad a la que circulan", precisó.

La falta de respuestas enérgicas por parte de las Administraciones irrita a los expertos, quienes alertan que, en un futuro no muy lejano, los políticos deberán tomar "medidas mucho más drásticas" que una simple reducción de velocidad. En capitales europeas como Berlín, Londres y Estocolmo, ya existen zonas donde el paso de los vehículos está prohibido. Los científicos creen que, tarde Barcelona también deberá optar por esa vía.

"Tenemos un problema de contaminación atmosférica en el día a día, que se ha agravado con el anticiclón", insistió el catedrático. El anticiclón persistirá hasta el fin de semana, según las previsiones. Un anticiclón de este tipo, en pleno invierno, no es habitual: en el último lustro, se han registrado una media de 12 días al año. Como el aire no circula, los contaminantes se condensan.

El estreno de las nuevas velocidades en la C-31 y la C-32, previsto para el domingo, tuvo que aplazarse por el anticiclón. El Servicio Catalán de Tráfico observó las recomendaciones de Territorio y Sostenibilidad y mantuvo la prohibición de circular a más de 80 kilómetros por hora. Tráfico considera que se trata de un episodio "excepcional" que no debería causar molestias en los próximos meses. Pero, ¿y si vuelve a ocurrir? Para afrontar esos casos, Interior está estudiando medidas para modificar las señales de tráfico que, a lo largo de este mes, se están cambiando para aumentar la velocidad.

En la C-31 y la C-32, donde impera la velocidad variable, el sistema es sencillo: los paneles luminosos regulan la velocidad. Pero en el resto de carreteras de la zona 80 no se implantará, porque los paneles son caros y no hay dinero. Solo habrá las señales fijas. Un portavoz de Tráfico aseguró que, en caso necesario, se alertará a los conductores a través de los paneles de información. Son los paneles donde habitualmente se informa de las retenciones o se recuerda el número de muertos en carretera.

El lío político en torno a la gestión de los 80 se ha cobrado, además, su primera víctima. El Gobierno catalán ha destituido al director del Servicio Meteorológico de Cataluña, David Rodríguez, que es favorable a la limitación de velocidad y que ayer publicó un duro artículo contra CiU en El Periódico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de febrero de 2011