Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un anticiclón "de manual" dispara la polución en el área de Barcelona

El episodio sitúa los niveles contaminación muy por encima de los fijados por la UE - Los 80 por hora deberán mantenerse al menos hasta el fin de semana

Una de las iniciativas estrella del Gobierno de CiU, la eliminación del límite de 80 kilómetros por hora en los accesos a Barcelona, ha topado con una realidad meteorológica inapelable: un anticiclón "de manual" que ha disparado en pocas horas los índices de contaminación ambiental. Desde el sábado, los niveles de polución en el área metropolitana duplican los que la Unión Europea (UE) considera razonables para respirar. El anticiclón ha acelerado la concentración de contaminantes (óxido de nitrógeno y partículas en suspensión) y no se retirará de forma definitiva, según las previsiones, hasta el fin de semana. Según la Generalitat, durante 15 o 20 días al año la contaminación puede aumentar de forma notable por la persistencia de anticiclones. En esos casos, el Departamento de Territorio y Sostenibilidad debe alertar al Servicio Catalán de Tráfico para que rebaje los topes máximos de velocidad. Así lo hizo el sábado. Se trata, pues, de una situación excepcional. El problema es que ha ido a suceder justo cuando debía formalizarse el aumento de velocidad. Tráfico cambió el domingo por la noche las señales fijas de la C-31 y la C-32 (donde se aplica la velocidad variable) por los paneles luminosos. Estos, que tienen prioridad, siguen indicando que debe circularse a un máximo de 80.

Las partículas se concentran por las altas presiones y la falta de viento

El Gobierno catalán admite "errores de comunicación" en la supresión del límite

El anticiclón de estos días no es precisamente suave, sino "de manual", precisó a este diario la directora de Calidad Ambiental de la Generalitat, Assumpta Farran. El fenómeno está provocando una presión atmosférica muy elevada (de 1.034 hectopascales) que no se registraba en Cataluña desde hace tres años, según Farran. Una de las consecuencias es que las partículas apenas viajan por el aire, sino que se quedan estancadas. Además no sopla el viento, de modo que los gases nocivos tienden a concentrarse en la atmósfera. "No se dispersarán hasta que llegue un frente", algo que ocurrirá, según las previsiones, el fin de semana.

"Hasta que se vaya el anticiclón, la situación irá empeorando", añadió Farran. Los informes emitidos por el Servicio de Vigilancia y Control del Aire permiten constatar ese deterioro. La calidad del aire no es ni más ni menos que el nivel de contaminantes que hay en un metro cúbico de aire. El viernes, los medidores marcaban 35 microgramos, por debajo del tope recomendado por la UE (40). En unas pocas horas, sin embargo, la cifra subió hasta 70 y desde entonces ha ido en aumento. Ayer en algunos puntos de Barcelona se alcanzaron valores medios superiores (véase el gráfico adjunto). Los meteorólogos prevén que hoy y mañana "ventile un poco", aunque el jueves la situación "volverá a empeorar", según Farran.

La Generalitat ya había previsto que, ante episodios de anticiclón como el que se vive estos días, la velocidad en las vías de Barcelona debería mantenerse en 80 kilómetros por hora. La limitación de velocidad fue impulsada en su día por el tripartito y el Ejecutivo de CiU se ha encargado de eliminarla.

El pinchazo en el estreno del fin de los 80 obligó ayer al Gobieron catalán a dar la cara. El portavoz del Ejecutivo, Francesc Homs, asumió que se han producido "errores de comunicación" a la hora de explicar la medida, lo que ha podido confundir a los ciudadanos.

Más información en la Cataluña 3 y

Página 34

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 2011