Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ola de cambio en el mundo árabe | La posición de la Casa Blanca

Los cinco líderes de la UE piden que la transición comience ya

Los jefes de Gobierno de España, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia emitieron ayer una declaración conjunta en la que condenan la violencia en Egipto e instan al líder egipcio, Hosni Mubarak, como ya hizo EE UU, a "comenzar ya" un proceso de transición hacia la democracia. "Hemos enviado un mensaje contundente a las autoridades egipcias", se lee en la versión oficial española de esa declaración conjunta.

Los dirigentes de los cinco principales países comunitarios emitieron como propio un comunicado elaborado por Catherine Ashton, en un gesto de apoyo a la baqueteada Alta Representante. "Ahora se necesitan medidas urgentes, concretas y decisivas para satisfacer las aspiraciones democráticas del pueblo egipcio", dicen el presidente francés, Nicolas Sarkozy; la canciller alemana, Angela Merkel; el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y los primeros ministros de Italia y Reino, Unido, Silvio Berlusconi y David Cameron.

El comunicado es traducción del presentado por Ashton en Bruselas y constituye un obvio ejercicio de probar que la Unión emite el mismo mensaje, con independencia de quien hable. Se echa en falta en el texto de La Moncloa la palabra "ahora" tras la de "emprender", como pide la Alta Representante. En cualquier caso, nadie se atreve por el momento a pedir directamente la salida del poder de Hosni Mubarak.

"Hay que hacer más"

Preguntada ayer la portavoz de Ashton si era aceptable para la UE que haya que esperar a septiembre para celebrar elecciones en Egipto, respondió: "No nos corresponde decir a nosotros cuándo se deben celebrar las elecciones". ¿Y ha emprendido ya el régimen la transición que se le reclama? "Lo que se ha hecho no es suficiente", contestó Maja Kocijancic. "Hay que hacer más".

La rebelión de la calle árabe contra las autocracias y en particular las de Egipto y Túnez, países socios de la Unión Europea en el Mediterráneo, se ha colado de rondón en el Consejo Europeo previsto para hoy en Bruselas. Los embajadores de los Veintisiete trataron ayer de dar forma a la declaración sobre la crisis árabe que hoy incluirá las conclusiones del Consejo Europeo. A la espera del último minuto, "se buscará darle un contexto europeo, redefinir la ayuda al Mediterráneo, quizá dar un mandato a Ashton para dar un nuevo enfoque a la política de vecindad", señala una fuente comunitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2011