Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de los Ayuntamientos de la región están al borde de la quiebra

El nivel de endeudamiento les impide pagar luz, agua y sueldos de empleados

La mitad de los Ayuntamientos de la región están al borde de la quiebra

Álvaro Santamaría llega temprano al Ayuntamiento, una especie de cubo vanguardista desde el que se ve, a través de enormes ventanales, el monte completamente nevado. El alcalde de Valdemaqueda sube las escaleras que le llevan a la primera planta, abre la puerta de su despacho. Entra y deja la chaqueta en un perchero. Un par de fotos del Rey le dan cierta solemnidad al espacio. Sobre el escritorio, Santamaría amontona cartas que no son precisamente de amor: "El pasado 27 de diciembre de 2010 venció el plazo para el pago de las facturas (...); los importes adeudados generan automáticamente intereses de demora (...); pasado un mes desde la presente reclamación se procederá a la comunicación del impago a los registros de morosidad (...); pasado ese tiempo se interpondrá un recurso contencioso-administrativo reclamando el pago de las cantidades más los intereses de demora y la indemnización por los costes de cobro".

La compañía eléctrica, a la que se le deben 40.000 euros, es la que remite la misiva. Otras las envían en términos parecidos las empresas que gestionan el agua o la basura. Se esparcen igualmente por la mesa. Valdemaqueda, un pueblo de 1.000 habitantes enclavado en la sierra Oeste, se enfrenta a verdaderos problemas a la hora de pagar a sus proveedores. La situación es muy parecida en la mitad de los 179 municipios de la Comunidad de Madrid, según datos del Ministerio de Economía y Hacienda. La limitación de pedir créditos a los municipios con deudas superiores al 75% de sus ingresos anuales les deja con poco margen de maniobra, pero había que parar la sangría, opinan los expertos consultados.La falta de liquidez frena el desarrollo de ciudades, pero también afecta a hechos tan corrientes como no poder comprar folios o verse en la necesidad de dejar de imprimir documentos porque no hay tinta en la impresora.

Los presupuestos se han hinchado durante años con los ingresos de la construcción. Sin esos impuestos ni sus tasas, los Ayuntamientos no pueden mantener el nivel de servicios que ofrecían en los años boyantes a la ciudadanía. Es una sencilla cuestión de suma y resta. Natalia de Andrés, segunda teniente de alcalde de Alcorcón, cuenta que en su municipio han intentado que afecte lo mínimo a servicios y empresas que tengan que sustentar nóminas de empleados. Debido a la morosidad acumulada, pusieron en marcha un plan de austeridad que asegura rebajar su endeudamiento del 80 al 56%. La queja de la teniente de alcalde la comparten la totalidad de sus colegas, sin importar el color político: asumen competencias impropias y necesitan cuanto antes una ley de financiación que aclare sus límites económicos.

La semana que entra, Trabajo tiene que decidir si admite el ERE temporal que propone el Ayuntamiento de Fuente El Saz del Jarama para 19 de sus trabajadores. Con una deuda de nueve millones fruto de años de gastos desmesurados, Mónica García, la alcaldesa, dice que no tiene otra opción. La decisión de llevar a cabo una regulación de empleo en el seno de una Administración por vez primera en la región, puede marcar un antes y un después en la política local. Abriría senderos hasta entonces no transitados por los alcaldes. García reconoce en su despacho que al menos tres colegas se han interesado por su modo de proceder, ilegal según los abogados de los trabajadores al no tratarse de una empresa común. El bufete Barahona del Val Abogados cree que no está legitimado para solicitarlo. "ERE no", se lee por todo el pueblo, incluso en los sagrados muros de la parroquia.

La radiografía de los Ayuntamientos es desoladora. A los problemas de pagar la luz, agua y gastos corrientes en general, hay que sumar retrasos en las nóminas. Los proveedores, que en ocasiones su existencia misma depende de ese dinero, amontonan las quejas. Los Ayuntamientos, por su parte, ven también cómo se retrasan las ayudas estatales y autonómicas, lo que les ahoga aún más.

Con Madrid capital a la cabeza en porcentaje de endeudamiento, el resto sufre a su escala los problemas de pagos. "No te gusta que te digan que te van a cortar la luz, por supuesto", dice el alcalde de Valdemaqueda. Confía en sanear las cuentas con varias ayudas que espera ansiosamente. Sin embargo, un pleito que sostuvo durante años el Ayuntamiento con la Unión Resinera Española, propietaria de los montes de alrededor, le ha valido una condena del Tribunal Superior de Justicia de Madrid por responsabilidad patrimonial de 492.000 euros, a lo que hay que sumar otra cantidad parecida en intereses generados. En total, el equivalente a un año de su presupuesto. "Esto nos ahoga, negociamos con la Resinera cómo pagarlo. Se tendrán que quedar con patrimonio municipal", explica Santamaría. Mirando a través del gran ventanal de su oficina, reconoce que le hubiese gustado tener liquidez para construir una helisuperficie para situaciones de emergencia y casas para que los jóvenes del pueblo no se tengan que marchar. Sueños rotos, en fin.

A falta de que se cierren los ejercicios presupuestarios de 2010, estos son algunos de los municipios con mayor porcentaje de deuda acumulada el año anterior en la región.

GUADARRAMA Crisis por el descenso de ventas de parcelas

Si bien los datos del Ministerio de Economía aseguran que la deuda de Guadarrama es de 1,6 millones, la realidad es, según confirma un informe del interventor-secretario del municipio, Francisco Javier Casal de Blas, que este Consistorio arrastra otra deuda de seis millones de euros que no puede ser financiada con un préstamo, ya que el Ministerio se lo prohíbe. Se ha tenido que elaborar un plan de viabilidad con serios recortes. A los seis millones mencionados hay que añadir que el municipio no puede contar con un crédito de 1,6 millones para solventar el déficit conocido. El informe del interventor alerta sobre la situación de las arcas locales: "A medio plazo resulta crítica y la capacidad de endeudamiento nula por la desnivelación de operaciones corrientes". El problema en Guadarrama, calcado en otros muchos municipios, es la fuerte bajada prevista en los ingresos por ventas de parcelas e impuestos ligados al urbanismo. Así, el Ayuntamiento tenía previsto ingresar 5,3 millones de estos impuestos, y solo ha recaudado dos. Pero el equipo de gobierno ve la botella medio llena, asegurando que tras presentar el plan de viabilidad que llegará hasta 2012, ya se han ahorrado seis millones de euros. "Los créditos", que son necesarios para abordar los pagos más inmediatos, "están en negociación con diversas entidades a la espera de su respuesta", explica un portavoz. El propio interventor pone el dedo en la llaga: "El incremento acumulado del gasto corriente del 62% en cinco años, es decir, un incremento de 7,1 millones, que no se ha visto acompañado por la misma elevación de los ingresos corrientes, es lo que ha provocado la actual desnivelación presupuestaria".

ARANJUEZ Parada en seco

Su Ayuntamiento es uno de los más endeudados, con el 113% de los ingresos anuales del municipio. El equipo de gobierno lo achaca a que en 2003 el PP dejó una deuda a los socialistas de 93 millones de euros. Y el Ayuntamiento se vio obligado a pedir un préstamo para pagar 45 millones. "Esa deuda lastra la acción del gobierno local desde entonces", explica un portavoz municipal. Pero en los últimos años, con la crisis de la construcción, los ingresos relacionados con esta actividad pasan de 12 millones a 4: "Todo se paró en seco". Este "boquete" ha obligado al Consistorio a abordar un recorte dramático del gasto, que en 2011 es aproximadamente del 20%, especialmente en sueldos y cargos de confianza. "Pero hay políticas que vamos a mantener, como la gratuidad de los libros de texto. Subiremos las tasas un 5%, los impuestos un 0,8%. Con todo ello, en 2011 bajaremos el presupuesto, que es de 47 millones, en 1,2 millones, lo que supone un 2%", explica un portavoz del Consistorio. Pese a ser importante esta reducción, el recorte en las sociedades municipales será "mucho mayor", aseguran en el Ayuntamiento. No obstante, no habrá recortes en la plantilla.

COLLADO VILLALBA 43 millones de deuda con proveedores

El Ayuntamiento está inmerso en un plan de saneamiento de sus cuentas de cinco años, por lo que la previsión es que el equilibrio total se logre en 2015. En la actualidad la deuda es del 76,33% de los ingresos anuales, con un total de 54 millones, siendo de 43 millones con los proveedores. Este es el motivo por el cual se ha firmado un nuevo convenio colectivo, que implica una bajada de los sueldos de los funcionarios de entre el 5% y el 10%. Además, la reducción ha sido generalizada, abarcando todos los apartados de gasto. "La idea es gastar menos en todo. Como, por ejemplo, en parques y jardines el ahorro será del 20%, porcentaje idéntico al de la recogida de basuras, que tiene un coste anual de cuatro millones de euros, por lo que solo ahí se recortaría en torno al millón de euros. En 2013 el ahorro será de unos tres millones de euros", explica el concejal de Hacienda, José Antonio Sierra, que sostiene que la principal premisa es mantener la plantilla y no despedir a nadie para no aumentar el paro.

GALAPAGAR Sin posibilidad de financiar

El informe del interventor municipal de Galapagar, Sergio E. Álvarez, sobre los presupuestos de 2011 no es tan optimista como la visión del Consistorio, gobernado por el PP. En su conclusión final, este funcionario asegura que la corporación no podrá financiar la deuda de 6,35 millones de euros, ni otras operaciones pendientes por un valor de 3,19 millones de euros. Además, el Ayuntamiento debe abonar otros 3,56 millones de euros, de los que 2,6 millones no tienen consignación presupuestaria. "Deberá reajustarse el plan de saneamiento que prevé un ahorro de 1,8 millones que solo podrá alcanzarse mediante el aumento de los ingresos. A menos que se acuerde reducir el número o la calidad de los servicios públicos que presta el Ayuntamiento". Pese a esta advertencia, el equipo de gobierno considera que la situación es bastante favorable: "Sobre todo teniendo en cuenta el agujero de más de ocho millones de euros que generó el PSOE de Galapagar en poco más de 15 meses en el periodo 2007-2008". En 2009 se llevó a cabo un plan de saneamiento "que se está cumpliendo" y para el que se pidieron prestados 11 millones de euros. También se han amortizado anticipadamente préstamos por valor de dos millones y medio de euros y se ha reducido el déficit de 13 millones y medio a poco más de seis millones, explican. En 2011 la previsión es que se reduzca considerablemente con una bajada del gasto corriente de 1,7 millones. Además, se reduce el gasto de personal en un 9% con la amortización de un 2% de la plantilla municipal, y se congelan tasas e impuestos por segundo año consecutivo. Desde 2007 la plantilla del Consistorio se ha reducido, según los datos del PP, un 33%, y los sueldos de los políticos han bajado el 16%. En cuatro años el presupuesto municipal ha pasado de 41 millones a 23 millones.

ARGANDA DEL REY No sabe, no contesta

El Ayuntamiento de Arganda tiene una deuda de 37 millones de euros, lo que supone el 70% del total de ingresos del municipio en un año, que supera los 51 millones. No obstante, el PSOE denuncia que en realidad esta supera los 110 millones de euros, ya que el equipo de gobierno "esconde" más de 11 millones de euros, en pólizas de crédito, que no se emplean de forma correcta. "Además, también el Consistorio debe un mínimo de 15 millones a los proveedores. Pero no hay que olvidar que la empresa de fomento se encarga de entre el 60% y el 70% de la gestión económica del municipio, y apenas nos dan información. Pero nosotros creemos que debe unos 20 millones de euros. Si debemos 38 millones a varias entidades financieras, la deuda supera los 110 millones de euros", explica el concejal socialista Guillermo Hita. El Ayuntamiento no ha contestado a los diversos requerimientos de este periódico para que explicara las cuentas del municipio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de enero de 2011