Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

El tiempo de comedia

¿Las comedias románticas deben ser un producto de su tiempo? ¿Por qué nos apasionan los clásicos del género de hace 50 años? ¿Por el encanto de un romanticismo expuesto de un modo hoy impensable? ¿Porque narrativamente estaban mejor construidas? ¿Puede un señor en la setentena crear una historia de amor actual sobre treintañeros y por y para treintañeros?

Estas y otras preguntas surgen al ver ¿Cómo sabes si...?, de James L. Brooks, habitual (gran) productor e intermitente director, que tras estupendas aportaciones al romance más o menos desaforado (La fuerza del cariño, Al filo de la noticia, Mejor... imposible), vuelve seis años después del batacazo de Spanglish.

Por un lado, ¿Cómo sabes si...? huye de algunas de las lacras formales actuales, como la aglomeración de interludios musicales seudonarrativos. Por otro, sus personajes no pueden estar más de moda, como ese profesional del deporte ligón, superficial y egocéntrico. Y aunque a la película se le pueda achacar la irregularidad de sus tramas secundarias, lo que quizá acabe con ella es que los estimables diálogos y situaciones podrían ser estupendos con otros personajes (¿de otra edad, de otra época?), pero no con los inventados para la ocasión por Brooks.

¿CÓMO SABES SI...?

Dirección: James L. Brooks.

Intérpretes: Reese Whiterspoon, Paul Rudd, Owen Wilson, Jack Nicholson.

Género: comedia. EE UU, 2010.

Duración: 121 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de enero de 2011