Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos franceses mueren horas después de su secuestro en la capital de Níger

Al Qaeda se enfrentó a la policía mientras llevaba a los rehenes hacia Malí

La rama magrebí de Al Qaeda (AQMI) perpetró el viernes por la noche su primer secuestro en el centro de una capital africana (Niamey), pero menos de 24 horas después asesinó a los dos rehenes franceses en algún lugar del desierto cerca de la frontera de Níger con Malí, según fuentes de la seguridad nigerina citadas por numerosos medios de comunicación franceses. París informó anoche de que los cuerpos de los rehenes fueron hallados sin vida después de que una unidad militar de Níger, coordinada por fuerzas especiales francesas, intentara una acción de rescate. "Todo nos hace pensar que fueron ejecutados por los terroristas", dijo un portavoz militar francés, quien señaló que tres secuestradores fallecieron en el enfrentamiento.

El secuestro había sido perpetrado poco después de las 22.00 del viernes, cuando dos hombres de "piel blanca", con turbantes y que hablaban árabe entre ellos irrumpieron en el restaurante Le Toulousain de Niamey, según el corresponsal de la emisora pública francesa Radio Francia Internacional. Amenazaron con sus armas a dos comensales franceses. "Tú y tú, seguidnos", les espetaron en francés antes de obligarlos a subir a un todoterreno con matrícula de Benín que, con los faros apagados, puso rumbo hacia el oeste, hacia la frontera con Malí, a 200 kilómetros de la capital.

En el camino, los secuestradores fueron interceptados por uno de los aviones de las fuerzas francesas, que coordinaron el intento de los militares de Níger de cortar el paso a los captores.

Uno de los jóvenes muertos trabajaba en Niamey para una ONG y se disponía a contraer allí matrimonio el 15 de enero. Su amigo acababa de llegar a la ciudad para asistir a la boda, según la cadena de radio Europe 1. Al Qaeda no ha reivindicado el secuestro.

El asesinato de sus dos ciudadanos es el segundo golpe que padece Francia esta semana en el Sahel. El miércoles, Sennon Bechir, tunecino de 26 años, lanzó una granada contra su embajada en Bamako e hirió a cuatro personas, pero fue detenido.

Bechir reconoció, al ser interrogado por la policía maliense, que había sido entrenado por AQMI, pero en Bamako actuó motu proprio. Al Qaeda consideró, según Le Journal du Mali, que "no era un buen terrorista" y le expulsó de sus filas, pero él quiso demostrarles que sí lo era y la emprendió a solas contra la embajada francesa.

Pese al relativo fracaso del atentado, París cerró desde el jueves sus centros oficiales en Bamako, desde el liceo francés hasta su consulado pasando por su centro cultural. A partir de mañana hará lo mismo en Niamey.

AQMI tiene en sus manos a siete rehenes, cinco de ellos franceses, todos ellos apresados en Níger, pero puestos a buen recaudo en el norte de Malí, donde también permanecieron cautivos los tres españoles capturados en noviembre de 2009 al norte de Nuakchot (Mauritania). Los siete rehenes fueron apresados el 16 de septiembre en Arlit (norte de Níger). Todos trabajaban o estaban vinculados a la multinacional nuclear francesa Areva y a sus filiales, que explotan dos minas de uranio.

Entre los cautivos figura Françoise Larribe, de 62 años, enferma de cáncer y que necesita medicación. Es la esposa de Daniel Larribe, un ingeniero de minas autor de varios trabajos científicos y también secuestrado.

Dos meses después de la operación terrorista de Arlit, AQMI publicó un comunicado en el que exigió a Francia que, a cambio de la liberación de los rehenes, retirase a sus tropas de Afganistán. Invitó además a París a negociar directamente la liberación de los cautivos con Osama Bin Laden. Su propuesta sembró la perplejidad en París.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de enero de 2011