Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mil años de historia de la ciudad bajo el Museo de Colecciones Reales

Las obras del edificio descubren valiosos restos arqueológicos - Patrimonio asegura que Cultura decidió qué ruinas se conservaban y el Ministerio lo niega

Desde el esqueleto de un madrileño del año 1000 hasta lienzos de la muralla medieval, pasando por un poblado de la misma época o por la primera fábrica de gas que hubo en Madrid, la del Palacio Real, ya en el siglo XIX. Las excavaciones para la construcción del Museo de Colecciones Reales han sacado a la luz parte de la historia de la ciudad. Pero no toda se conservará. Patrimonio Nacional, el organismo que gestiona los bienes estatales al servicio de la Corona e impulsa el nuevo edificio, asegura que se preservarán los restos que ha ordenado el Ministerio de Cultura. Pero en el departamento de González-Sinde lo niegan. "Nosotros no hemos decidido nada. En Patrimonio Nacional nos lo han dado hecho", afirman.

En el lugar donde se construye el museo, que hunde sus cimientos en el Campo del Moro y despliega la fachada desde la plaza que separa el palacio de la catedral y llega hasta la cuesta de la Vega, se dieron cita "muchas culturas durante muchos siglos", dice el gerente de Patrimonio Nacional, José Antonio Bordallo. "Aquellos restos que los arqueólogos consideran que hay que conservar, se han conservado", afirma. "No se hacía ningún avance en la obra hasta que el Ministerio de Cultura nos decía 'adelante", detalla. Los hallazgos han supuesto una demora de "un año y tres meses", en la obra. Bordallo asegura que se ha seguido un criterio de conservación y que los arqueólogos de la constructora, FCC, se han atenido a la opinión de los expertos del Ministerio de Cultura. Este departamento niega haber jugado el papel de juez sobre lo que se debía o no conservar.

En Patrimonio Nacional mantienen que se preservarán todos los vestigios de la muralla levantada entre los siglos IX y XI aparecidos bajo la plaza que separa el palacio de la catedral y junto a esta última. Forman parte de la vieja línea defensiva que asoma al otro lado de la cuesta de la Vega.Las excavaciones previas a las obras del museo han hecho aflorar un tramo de la muralla que continúa, a la vista desde hace años, al otro lado de la cuesta de la Vega y permanece protegida desde 1954. Según se desprende del plano realizado por la empresa constructora, se han hallado seis lienzos y siete torres del recinto defensivo medieval (véase gráfico). Está previsto que se pueda ver la muralla desde dentro del museo.

Además de la construcción defensiva, bajo el solar del edificio de Colecciones Reales se escondía más historia de la ciudad. Uno de los grandes descubrimientos ha sido el de los restos de una barriada medieval "correspondiente a la fundación de Madrid", según consta en un informe de FCC. Añade que se trata de un hallazgo "muy importante por ser único en su especie en el casco madrileño". Patrimonio Nacional asegura que se conservará este poblamiento, si bien una pequeña parte se ha documentado y enterrado de nuevo, por encontrarse en una zona inaccesible. "Se va a ver casi todo", asegura un técnico del organismo público. Añade que también está previsto mostrar el esqueleto de un madrileño de hace 1.000 años, procedente de los enterramientos hallados en la zona. "En el Museo de Colecciones Reales habrá un nuevo elemento, la arqueología", añade el técnico. "Siempre hemos seguido un criterio de conservación", puntualiza el gerente, José Antonio Bordallo.

Lo que no se verán son otras ruinas, como las de dos cuarteles donde se acantonaban las fuerzas que velaban por la seguridad del Palacio Real. "Eran solo los cimientos", aseguran en el organismo que gestiona los bienes cedidos por la Corona al Estado. Sobre ellos se levantan los del museo.

Tampoco sobrevivirá la Real Fábrica de Gas, construida en 1832 por Fernando VII en el Campo del Moro. Fue el primer edificio de ese tipo en la ciudad y dotaba de luz al palacio. Fue ampliado en 1890. "Eran unos restos que no tenían mayor valor", asegura Bordallo. Quedaba la cimentación y el cerramiento.

El Museo de Colecciones Reales, de 45.000 metros cuadrados, estará culminado en 2015, según las previsiones del Ministerio de la Presidencia, del que depende Patrimonio Nacional. Su coste se calcula en 171,1 millones de euros, encarecido en parte por los recortes de la crisis. Para levantarlo se ha desprotegido el Palacio Real, la Almudena y el Campo del Moro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de diciembre de 2010