Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un terremoto de 3,9 grados sacude Caldes de Malavella

Un terremoto de magnitud 3,9 en la escala Richter se dejó sentir hacia las 7.08 horas de ayer en provincia de Girona y con el epicentro en la localidad de Caldes de Malavella (Selva), sin causar daños personales ni materiales de importancia. El Instituto Geológico de Cataluña informó de que el movimiento sísmico se percibió no solo en ese municipio, sino también en Llagostera y otras poblaciones cercanas, donde llegó a desplazar objetos ligeros de las viviendas, como, por ejemplo, los cuadros de las paredes. Un vecino de una localidad próxima al epicentro notó incluso que se movía su cama.

En otras zonas vecinas, como las localidades costeras de Tossa de Mar y Calella también se notaron los efectos del terremoto, aunque en este caso no se percibieron desplazamientos de objetos, al igual que sucedió en la ciudad de Barcelona.

Poca profundidad

El hecho de que la profundidad del movimiento fuese inferior a un kilómetro hizo que se percibiera con mayor intensidad por los vecinos de las zonas próximas al epicentro, según indicaron las mismas fuentes del Instituto Geológico de Cataluña. El último terremoto que tuvo como epicentro la comarca de la Selva se registró el 23 de julio de 2008, con 3,8 grados de magnitud; con anterioridad, se produjo otro en 2005, con 3,4 en la Escala de Richter.

Fuentes de los Mossos d'Esquadra de Girona explicaron que se recibieron varias llamadas de vecinos de la zona del epicentro del terremoto para comunicar el movimiento sísmico, que solo quedó en un susto y no causó ningún tipo de daños materiales ni personales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de diciembre de 2010