Estado de alarma

Rajoy se inclina por abstenerse y criticar la prórroga de la alarma

El líder del PP planta a Merkel en Bruselas para votar el decreto en el Congreso

"La primera obligación de un gobernante es gobernar y usted lo deja todo para el último día, y así pasa lo que pasa y así los ciudadanos quedan en la situación en la que quedan". Son las palabras que Mariano Rajoy dirigió a José Luis Rodríguez Zapatero el jueves pasado, en el debate sobre el primer decreto de declaración del estado de alarma. Sin embargo, una de las tradiciones del PP es no anunciar casi nunca su voto hasta el último minuto. La prensa, los ciudadanos, pero también los propios diputados que tienen que apretar el botón, llegan a los plenos sin saber qué votarán, por muy importante que sea. Ayer no fue una excepción. Mariano Rajoy espera siempre al último minuto, y anoche los populares no quisieron aclarar qué harán esta mañana cuando se vote la prórroga del estado de alarma.

Como es habitual, el PP no decide su voto ni lo comunica hasta el último minuto
Más información
Normalizar la excepción
Los controladores dicen ahora que no repetirán el plante
El PP fuerza la bronca para atacar al Gobierno a cuenta del caos aéreo
Blanco no confía en que los controladores cumplan su promesa de no ir a la huelga
Duro enfrentamiento entre Gobierno y PP por los controladores

Todas las fuentes consultadas coinciden en que el voto más probable es la abstención. El no está prácticamente descartado por temor a sus repercusiones políticas -la opinión pública está muy en contra de los controladores-. El sí crítico está encima de la mesa como muestra de responsabilidad, pero los últimos acontecimientos, con las críticas recibidas por decisión de prorrogar un mes, las dudas dentro del propio Consejo de Ministros, la promesa de los controladores de no hacer ningún paro si se levanta la alarma, y la presión dentro del PP entre muchos diputados y dirigentes que no quieren votar este decreto, empujan hacia la abstención. Es uno de los votos más repetidos en el PP -el martes este partido se abstuvo en el decreto de convalidación de la privatización de aeropuertos, loterías y eliminación de los 426 euros-. Hay muchas críticas internas por este abuso de la abstención, pero en este caso también hay muchos diputados, especialmente los liberales, que no quieren votar la prórroga del estado de alarma.

Lo que sí está claro es que el discurso que hará hoy Soraya Sáenz de Santamaría, la portavoz del PP, será durísimo. A su lado en el escaño, en contra de lo previsto, tendrá a Mariano Rajoy. El líder del PP, que nunca se ha centrado mucho en su imagen internacional, ha cancelado a última hora el viaje a Bruselas que había anunciado. Allí tenía prevista una comida con todos líderes del Partido Popular Europeo, entre ellos, Angela Merkel o François Fillon, previa al Consejo Europeo.

Rajoy demuestra así que mientras él sí suspende el viaje europeo para votar el estado de alarma en Madrid, Zapatero no estará en el pleno precisamente por su viaje a Bruselas, lo que reforzará la crítica del PP de que el presidente está desaparecido en la crisis de los controladores.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El PP ocultó su voto ayer con el argumento de que no conocía la justificación oficial de la prórroga. Cuando se hizo pública, el PP pidió al Gobierno más papeles, informes que se hayan estudiado para tomar la decisión, actuaciones de la fiscalía, detalles sobre las gestiones realizadas para resolver el conflicto... Es una documentación imposible de facilitar en unas horas, pero que sirvió como excusa para no comunicar anoche su voto.

Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría en la sesión de control al Ejecutivo de ayer.
Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría en la sesión de control al Ejecutivo de ayer.CRISTÓBAL MANUEL

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS