Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Odyssey reveló su estrategia a EE UU

El tesoro de La Mercedes constituye la base del conflicto que ha sacado a la luz las disputas entre Odyssey y España, pero ambas partes llevan unos diez años de relación, no siempre mala. Los telegramas aportan nueva documentación sobre algunos episodios.

Por ejemplo, el de las tensiones entre el Ministerio de Cultura, Exteriores y la Junta de Andalucía sobre el HMS Sussex, un barco británico hundido en el Mar de Alborán en 1694.

La empresa estadounidense tenía permiso del Gobierno español para buscarlo desde 1999, pero la Junta de Andalucía, con competencia sobre sus aguas, se oponía. Las negociaciones se prolongaron hasta 2005. El asunto llegó a las embajadas. Reino Unido había acordado con la empresa la búsqueda del pecio, así que el Ministerio de Exteriores acabó concediendo un permiso para rastrear en aguas españolas (Ver EL PAÍS del 22 de junio de 2007). Eso hizo enfurecer a Cultura, ministerio dirigido entonces por la ministra Carmen Calvo.

Los cables aportan más documentos sobre las tensiones entre Exteriores y Cultura por el 'Sussex'

Uno de los cables, de noviembre de 2005, muestra ese enfado y abunda en las disensiones entre los ministerios. El cable explica que la atmósfera del encuentro fue buena. "Calvo, claramente y como el resto de su gabinete, considera que tener buena relación con Estados Unidos es algo sagrado, sin embargo, su buena disposición es cuestionable", asegura el informe del embajador Aguirre, que recuerda que la ministra dijo que la empresa Odyssey solo buscaría el tesoro del Sussex "por encima de su cadáver".

Los diplomáticos comentan en ese cable que la empresa estadounidense está en muy buena posición ahora para buscar el pecio del Sussex, porque han recibido una nota con el permiso del Ministerio de Asuntos Exteriores. Carlos Alberdi Alonso, miembro del gabinete de Calvo, les dice que ha sido un error del Ministerio de Exteriores y que la competencia en los permisos es de la Junta de Andalucía. Aún así, la embajada anuncia que la empresa estadounidense saldrá a buscar el tesoro del HMS Sussex en las próximas semanas, a pesar de que su barco puede ser abordado por la Guardia Civil. "Con el permiso de Exteriores y el peso de la ley internacional", comenta la embajada, "quizás a Odyssey le merezca la pena correr ese riesgo".

Las cosas se ponen feas años después, cuando Odyssey anuncia en mayo de 2007 que ha encontrado el tesoro de las 500.000 monedas por el que todavía hoy mantiene un litigio con España. Días después, la embajada comunica al Departamento de Estado que todas las operaciones para encontrar el Sussex se han suspendido y que los funcionarios de Exteriores se sienten traicionados después de haber intervenido en nombre de la empresa frente a Cultura y haber conseguido que pudiera operar en aguas españolas.

La siguiente reunión interesante es la que mantiene el segundo de la embajada, Hugo Llorens, con dos representantes de Odyssey, la abogada Marie Rogers y un miembro de la compañía, Ali Nasser. Es en julio de ese mismo año. Lo que se desprende de la reunión es que los diplomáticos solían tener conocimiento de la estrategia de la compañía. Nasser, por ejemplo, cuenta a Llorens sus planes para que los buques de la compañía abandonen lo antes posible Gibraltar y comunicará a la Guardia Civil un día antes que saldrán del puerto. "Nasser dice que están preparados para recibir a algún representante del Gobierno en su barco y llevarlo al lugar donde encontraron el Cisne Negro, aunque eso solo ocurrirá si no se detiene a los barcos de la empresa", continúa el despacho.

Nada de eso ocurrió. Los barcos fueron detenidos, la Guardia Civil los registró y Odyssey marchó a Reino Unido para no volver a cruzar las aguas españolas. Las monedas siguen en Tampa. España ha conseguido por ahora que la Administración Obama y los jueces que llevaban el caso en Tampa (Florida) le dieran la razón y determinaran que el tesoro debe ser devuelto. Pero la empresa ha recurrido y el proceso amenaza con prolongarse hasta la decisión del Tribunal Supremo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 2010