Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia reconoce que Stalin ordenó la matanza de Katyn

El Parlamento pide perdón por el asesinato de oficiales polacos en 1940

Han tenido que pasar 70 años para que Rusia reconozca oficialmente que fueron los dirigentes soviéticos, y específicamente Iósif Stalin, quienes ordenaron el fusilamiento de miles de polacos en el bosque de Katyn. Esta matanza, que ha venido enturbiando las relaciones ruso-polacas, fue perpetrada en la primavera de 1940 después de que, de acuerdo con el tratado Ribbentrop-Mólotov, la Unión Soviética ocupara Polonia oriental. Los prisioneros que los soviéticos tomaron en 1939 -la mayoría oficiales- fueron ejecutados por los oficiales del NKVD, la policía secreta.

Ahora la Cámara de Diputados rusa ha aprobado por amplia mayoría -solo los comunistas votaron en contra- una declaración especial en la que asumen la autoría soviética de la matanza y piden perdón por ella.

La URSS mantuvo durante décadas que los responsables habían sido los nazis

"Los materiales publicados, que durante muchos años estuvieron guardados en archivos secretos, muestran no solo la magnitud de esa terrible tragedia, sino también que el crimen de Katyn fue perpetrado por orden directa de Stalin y otros dirigentes soviéticos", se señala en la declaración parlamentaria.

Las sepulturas de los polacos fueron encontradas por las tropas alemanas después de que estas conquistaran Smolensk. A 14 kilómetros al oeste, en el bosque de Katyn, los nazis descubrieron los restos de más de 4.000 polacos, en su mayoría oficiales. Pero esta era una pequeña parte de los más de 20.000 militares apresados en Polonia y traídos a territorio soviético. El resto fue ejecutado en Kiev, Járkov, Jersón (Ucrania), Minsk (Bielorrusia) y en la cárcel de Kalinin (hoy Tver).

La propaganda soviética afirmó, después de la guerra, que habían sido los nazis los que habían fusilado a los polacos, versión que mantuvo su carácter de irrefutable hasta la desintegración de la URSS. Pero los archivos abiertos después de la caída del comunismo en Rusia mostraban que la matanza la había comenzado a preparar el NKVD en febrero de 1940 en el marco de una operación que tenía como fin eliminar a los prisioneros polacos.

El público pudo tener acceso a esta verdad solo a partir de abril de este año, cuando a iniciativa del presidente Dmitri Medvédev algunas copias electrónicas de documentos secretos sobre Katyn fueron colgadas en Internet.

Entre ellas figura una nota del verdugo Lavrenti Veria -jefe del NKVD- dirigida a Stalin, en la que proponía fusilar sumariamente a los polacos. La aprobación del dictador figura con lápiz azul. Los comunistas, sin embargo, se niegan a reconocer la veracidad de los documentos guardados en los archivos y afirman que se trata de falsificaciones hechas por "Goebbels y su equipo".

El documento aprobado ayer ha sido posible después de que tanto Medvédev como el primer ministro, Vladímir Putin, declararan que debía reconocerse que los culpables de aquella tragedia fueron los dirigentes soviéticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de noviembre de 2010