Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España apunta a un repliegue progresivo de las tropas en Afganistán a partir de 2012

Los países aliados mantendrán instructores y asesores tras la retirada militar

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, considera que es "probable" que las dos provincias afganas donde están desplegadas las tropas españolas, Herat y Badghis, puedan ser transferidas al Gobierno de Kabul antes de que acabe 2012. Así lo declaró ayer al término de la cumbre de la OTAN celebrada en Lisboa, confirmando los pronósticos anticipados el día anterior por la ministra de Defensa, Carme Chacón.

La novedad estuvo en que, aunque advirtió que "el proceso de transferencia de la autoridad

y la retirada" de las tropas no son términos "estrictamente equivalentes", el presidente reconoció que, "en la medida en que se produzca la transferencia, se abre la puerta para un repliegue progresivo". Es la primera vez que Zapatero alude en público a la retirada del contingente español de Afganistán, que actualmente integran más de 1.500 efectivos y se ha duplicado en el último año. Lo hizo, no obstante, con cautela y subrayando que "los plazos son indicativos, mientras que los objetivos son irrenunciables".

La cumbre de la OTAN aprobó el "plan de transición" para Afganistán, que prevé acometer entre 2011 y 2014 el proceso de transferencia de la autoridad sobre su propio territorio al Gobierno de Kabul. Zapatero subrayó que la transición se hará "distrito a distrito, provincia a provincia" y dejó claro que no solo se trata de transferir la competencia sobre la seguridad, sino también las infraestructuras y equipamientos básicos que permiten el desarrollo económico.

Los aliados dieron luz verde igualmente a un acuerdo de asociación a largo plazo con el Gobierno de Kabul que dará cobertura a la permanencia en Afganistán de instructores y asesores de la OTAN a partir de 2014, aunque no a unidades de combate, por lo que la retirada de las tropas no será total.

Zapatero se felicitó de los resultados de la cita de Lisboa, que calificó de "hito histórico", especialmente por el relanzamiento de la relación entre la OTAN y Rusia, bajo mínimos tras la guerra de Georgia de 2008, que en el futuro incluirá la cooperación en el diseño del escudo antimisiles o el conflicto de Afganistán. En la sesión dedicada a dicho país asiático, en la que participaron el presidente Hamid Karzai y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, junto a los mandatarios de la OTAN, Zapatero abogó por "intentar mantener los plazos de salida

[de las tropas internacionales], pero garantizando que los objetivos se cumplen" y reiteró que "el compromiso de España es muy firme y se va a mantener".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de noviembre de 2010