_
_
_
_
Reportaje:

La 'papiroflexia' oculta de Palazuelo

Una exposición en Valencia desvela el proceso creativo del escultor madrileño

Pablo Palazuelo (Madrid, 1915-Galapagar, 2007) consolidó en un principio sus impulsos artísticos en el campo de la pintura abstracta. Solo tras años de dominio del lenguaje bidimensional se lanzó, en los sesenta, ya en plena madurez, a la escultura, aunque su obra siguió siendo fundamentalmente plana.

Precisamente eso es lo que revela la exposición Pablo Palazuelo. El plano expandido que ayer se inauguró en la sala municipal L'Almodí de Valencia. Organizada por Banca March, muestra la papiroflexia oculta tras la obra de Palazuelo, cómo su obra monumental de metal rígido y superficies pulidas se desarrolla desde la precisión del lápiz sobre un papel, boceto que trasladado al metal y milimétricamente cortado y doblado adquiere una dimensión nueva.

L'Almodí ofrece 93 obras, la mitad de ellas expuestas por primera vez

El comisario de la muestra, Javier Maderuelo, aclaró que su discurso "no es el de una exposición de escultura", sino que ha buscado reflejar la evolución de un artista que dibuja y pinta y solo después comienza a "generar unos planos y unas maquetas y, ya en una edad madura, empieza a hacer sus primeras esculturas". El plano expandido muestra, pues, mediante dibujos, pequeñas maquetas y gigantescas obras en bronce, aluminio o acero, cómo las obras de Palazuelo se reducen a un primigenio plano recortado.

La exposición exhibe 93 obras, la mitad de las cuales se muestran al público por primera vez. Entre ellas hay 28 esculturas, la mayoría pertenecientes a la Fundación Pablo Palazuelo, aunque también proceden de la Fundación March o de instituciones como el Reina Sofía o el Museo de Arte Abstracto de Cuenca -donde estos días se puede ver también la muestra Pablo Palazuelo. Paris, 13 rue Saint-Jacques (1948-1968)-. Pero la lectura de las obras de Palazuelo vinculado por estudios y amistad a Eduardo Chillida, se entiende mejor por la presencia de dibujos a lápiz (39 en L'Almodí) y las pequeñas maquetas en chapa de zinc, latón o aluminio (26 en total) que permiten al visitante imaginar al artista llenando el espacio de pliegues precisos.

Una de las salas de la muestra de Pablo Palazuelo<i>,</i> ayer en la sala L'Almodí de Valencia.
Una de las salas de la muestra de Pablo Palazuelo, ayer en la sala L'Almodí de Valencia.EFE
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_