Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis haitiana

Haití se rebela contra Naciones Unidas

Las violentas protestas en el país contra los 'cascos azules' causan dos muertos y unos 30 heridos - Los haitianos creen que los soldados nepalíes importaron el cólera

Al menos dos personas han muerto y una treintena han resultado heridas en Haití desde el lunes en los enfrentamientos entre manifestantes haitianos y los cascos azules de la ONU desplegados en el país caribeño. Una de las víctimas murió cuando uno de los soldados, "en legítima defensa" de acuerdo con la versión oficial dada por Naciones Unidas, repelió un ataque armado de los manifestantes. Los participantes en las protestas violentas acusaban al batallón nepalí de haber importado el cólera al país, enfermedad que en tres semanas ha provocado la muerte de más de 1.000 personas e infectado a más de 15.000. Naciones Unidas achaca las movilizaciones a una manipulación política con el fin de crear un clima de inseguridad ante las elecciones previstas para el último fin de semana de noviembre. Los incidentes se han desarrollado mayormente en Cabo Haitiano (norte), la segunda ciudad más importante del país, donde los manifestantes arrojaron piedras y trataron de prender fuego a una base de las fuerzas pacificadoras.

La ONU habla de una protesta orquestada para boicotear las elecciones

Mientras el presidente haitiano, René Préval, hacía un llamamiento a la calma a través de un mensaje grabado a la nación, se detectaba el primer caso de cólera en la vecina República Dominicana. Según confirmaron ayer fuentes gubernamentales, se trata de un ciudadano haitiano que se encuentra hospitalizado en el este del país, informa Efe.

Según los manifestantes, el brote de cólera fue introducido en el país por soldados de Nepal que llegaron a mediados de octubre para incorporarse a la fuerza multinacional de la ONU. Pero según esta organización, grupos políticos extremistas sin identificar han organizado las protestas para boicotear las elecciones previstas para el próximo 28 de noviembre. De ellas debe salir el presidente que liderará la reconstrucción de Haití tras el terremoto que en enero destruyó buena parte de Puerto Príncipe, la capital, y sus alrededores.

La ONU ha insistido en que todas las pruebas que se han realizado en el campamento nepalí para determinar si tuvo relación con el brote del cólera han resultado negativas. No obstante, el hecho de que laboratorios de EE UU hayan indicado que la cepa es de origen surasiático y que la base nepalí está junto al río que se cree que es el foco de la epidemia, han desatado la furia de los haitianos. Hacía más de 100 años que la enfermedad no se registraba en la isla.

Las fuerzas de la ONU investigaban ayer la muerte de un manifestante en la localidad de Quartier Morin por un disparo de uno de sus soldados. El incidente se produjo cuando un grupo de personas armadas intentaron entrar por la fuerza en el helipuerto que tiene la ONU en la zona. Hubo otro muerto en la ciudad de Cabo Haitiano, a unos 130 kilómetros al norte de Puerto Príncipe. Mientras en la ONU afirman que se produjo lejos de donde se escenificaban los incidentes y que desconocen la causa del fallecimiento, en declaraciones a medios locales, un juez de paz de la ciudad, Bimps Noël, dijo que el cuerpo del joven, que presentaba un disparo en la espalda, estaba delante de la base que tienen los cascos azules en la zona, bajo el control de soldados chilenos. "En un primer momento, los cascos azules dispararon para dispersar la manifestación y luego tengo la impresión de que han disparado a dar", dijo Noël. En cuanto al número de heridos, fuentes locales indican que hubo al menos 19 entre los manifestantes, 15 de ellos por impacto de bala. El ambiente en las zonas de los disturbios era tenso ayer, con barricadas y fogatas y negocios cerrados.

"Una comisión está al frente de las investigaciones para esclarecer lo sucedido", dijo desde Puerto Príncipe Damián Cardona, consejero especial de la misión para apoyar las elecciones, en referencia al muerto causado por uno de los cascos azules. Sobre el origen de las protestas, Cardona, que también es director de Información de Naciones Unidas para Colombia, Ecuador y Venezuela, afirmó que "parecen muy bien preparadas, propias de una agitación política en lugares donde se dan situaciones de fragilidad en periodos electorales". En entrevista telefónica, Cardona contó: "Hubo un ataque desde ocho posiciones diferentes, incluso coordinación por teléfonos móviles, vía SMS. Esto tiene todos los visos de haber sido muy organizado, y para nada espontáneo", dijo.

Los funcionarios internacionales no tienen aún claro qué grupos pueden estar detrás de las protestas. "Pero indudablemente tienen interés en alterar el orden de las elecciones, cuyos preparativos van avanzando", dijo Cardona. El portavoz no descarta que haya descontento por el cólera, "pero en Cabo Haitiano [la epidemia] apenas ha tenido incidencia. Quizá hay que sumar a todo esto que este 18 de noviembre se celebra un nuevo aniversario de la victoria haitiana en la batalla de Vertierres [en 1803, decisiva para la independencia de Haití de Francia] y el sentimiento nacional también puede haber influido en el surgimiento de las protestas".

Un año desastroso

- El peor terremoto. El año comienza para Haití con el seísmo que el 12 de enero sacudió Puerto Príncipe. El temblor, de magnitud 7 en la escala de Richter, fue el más fuerte registrado en el país en los últimos dos siglos y el peor desde 1946 en la isla que Haití comparte con República Dominicana. Con el epicentro

a 15 kilómetros de la capital haitiana, el terremoto causó la muerte de 250.000 personas y hundió aún más a un país que, con una renta per cápita anual de 560 dólares (386 euros), ya era el más pobre de América. Antes del terremoto, la mitad de los 10 millones de habitantes del país vivía con menos de un dólar al día, y el 78%, con menos de dos.

- Huracanes e inundaciones. La destrucción causada por el seísmo destruyó las pocas infraestructuras del país. A la pobreza generalizada se sumó la tragedia humanitaria de 1,2 millones de personas sin techo. A principios de noviembre, las fuertes lluvias causadas por el huracán Tomás forzaron a las autoridades a desalojar a miles de desplazados de sus cobijos.

- Epidemia de cólera. El brote de cólera registrado a principios de octubre se convierte en pocas semanas en una epidemia. En poco más de un mes se ha pasado de 1.000 a 16.000 casos. Desde Artibonite, el departamento del noroeste del país donde se registraron los primeros casos, la enfermedad ha llegado hasta la capital. Los muertos ya son más de 1.000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de noviembre de 2010

Más información