Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia se moviliza para salvar su patrimonio

Los sindicatos convocan una huelga general del espectáculo para el día 22

Más de mil estructuras culturales italianas secundaron ayer la protesta contra los recortes presupuestarios destinados a la cultura y el espectáculo por el Gobierno de Silvio Berlusconi. Bajo el lema "Puertas cerradas, luces encendidas sobre la cultura", la imaginativa jornada de huelga activa se extendió por todo el país, de Milán a Nápoles. Algunos museos abrieron gratis, otros cerraron todo el día, los hubo que taparon con sábanas algunas obras de arte y pusieron carteles encima que decían "no recortemos la cultura"; las bibliotecas dejaron de prestar libros por unas horas, los sitios arqueológicos, asociaciones ý entes municipales hicieron actos informativos o dejaron entrar gratis al público. En Venecia, todo el sistema de museos y bibliotecas cerró sus puertas.

Las protestas unen a 173 Ayuntamientos y 134 empresas culturales

Además, los sindicatos convocaron para el próximo día 22 una jornada de huelga general del espectáculo. Ese día, los teatros y fundaciones líricas no abrirán, no habrá rodajes de cine ni de series de televisión y la postproducción será paralizada.

Las protestas de ayer implicaron a 173 Ayuntamientos, 134 empresas culturales, 16 asociaciones nacionales, además de regiones, provincias y universidades (muchas de ellas gobernadas por el centro derecha). Fue una respuesta corporativa y transversal al derrumbe, el sábado pasado, de la Casa de los Gladiadores de Pompeya, que ha revelado la dramática situación de conservación del patrimonio artístico e histórico italiano, que reúne cerca del 80% de los bienes tutelados por la Unesco.

Según los agentes culturales, los recortes aplicados por el tambaleante gobierno de Berlusconi "empeorarán todavía más una situación muy precaria". Italia dedica a la cultura el 0,18% del PIB. En julio, el ministro de Economía, Giulio Tremonti, decidió reducir en 280 millones los fondos culturales para el periodo 2010-2012, y retiró unos 800 millones más a los entes locales, prohibiéndoles dedicar más del 20% del presupuesto a actividades culturales.

La protesta ha dado ya un primer resultado porque Tremonti ha prometido revisar las cuentas. Pero no logró calmar el malestar del sector. Génova dejó entrar gratis a la gente en los museos y abrió algunos solo de noche. En Bolonia, se taparon con un velo las obras más importantes. Florencia cerró 20 minutos el museo del Palazzo Vecchio. En Nápoles, el Madre abrió gratis de 10.00 a 19.00, y lo mismo hicieron los museos municipales de Milán. En Parma cerraron el 80% de las pinacotecas. Y en Padua la maravillosa Capilla degli Scroveni, que se visita previa reserva, echó el cierre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de noviembre de 2010