_
_
_
_
_
LA IMAGEN
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Un desorden ordenado

Toda esa gente, pese a lo que reza el cartel colocado sobre la puerta, no sale con angustia, sino que entra con prisas (a menos que corran hacia atrás, lo que no es probable). Curiosamente, no hay un solo cartel sobre ninguna puerta del universo mundo donde ponga Entrada de emergencia. ¿Acaso no necesitaríamos ingresar corriendo en más de un sitio? Por supuesto que sí. De hecho, son más las veces que nos apremia la necesidad de entrar que la de salir. Pese a ello, nos muestran con mayor insistencia las zonas de evacuación que las de ingreso. Podríamos decir que vivimos en la cultura de la salida. Recapaciten, si no, sobre estas frases de la vida diaria: ¿Cuántas salidas tiene Derecho, cuántas Historia del Arte, cuántas Medicina? ¿Sales a cenar este sábado? ¿Continúas saliendo con Fulano?

El lenguaje cotidiano está lleno de salidas airosas, desesperadas, imprudentes, de salidas de tono, de salidas de emergencia, como la que se aprecia en la foto. Todo el tiempo, en fin, se nos invita a salir (el despido por "causas objetivas" es, más que una invitación, una patada) cuando lo que necesitamos ahora es entrar. Entrar en el mundo del trabajo, de la cultura, de la investigación, de la justicia, de la sensatez… Si nadie se ocupa de fabricar entradas, y parece que no, tendremos que utilizar las salidas. Es lo que hicieron estos empleados del metro de Madrid (ninguna mujer, por cierto) en el ya lejano mes de julio de 2010. Entraron por la salida de emergencia para reunirse en asamblea. Tal desorden aparente metaforizaba en realidad un regreso al orden.

GORKA LEJARCEGI

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Juan José Millás
Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_