Uno de los paquetes bomba de Yemen viajó en un avión de pasajeros

EE UU no descarta que haya otros envíos de explosivos aún por descubrir

Uno de los dos paquetes bomba hallados el viernes en sendos aviones de carga salió de Sanaá, capital de Yemen, en un avión de pasajeros de Qatar Airways, según revelaba ayer el diario Gulf News, que se edita en Dubai, y confirmó esa compañía aérea. El incidente ha puesto de relieve un nuevo agujero en la seguridad de los viajes aéreos internacionales. EE UU, que no descarta que haya otros envíos bomba aún por descubrir, dirige sus sospechas hacia un ciudadano saudí refugiado en Yemen, al que se atribuyen al menos otros dos atentados frustrados recientes.

Los nuevos datos de la investigación refuerzan la autoría de Al Qaeda en la península Arábiga, una fusión de las ramas de ese grupo terrorista en Yemen y Arabia Saudí. Esa red ha encontrado en Yemen un refugio ideal debido a la fragilidad del Estado y la falta de control del Gobierno sobre buena parte del territorio.

Más información

La policía de ese país sigue buscando nuevos sospechosos, después de que la estudiante de ingeniería informática detenida el sábado y presuntamente vinculada con los hechos fuera liberada ayer. La muchacha, que según una organización yemení de derechos humanos se llama Hanan al Samawi y tiene 22 años, fue relacionada con los envíos a través de teléfonos de contacto dejados a las compañías transportistas. El dato rechinaba con la práctica de no dejar huellas que caracteriza a Al Qaeda y llevó a medio millar de estudiantes de su universidad a manifestarse en Sanaá en protesta por su detención. Posteriormente, las autoridades soltaron la estudiante explicando que otra mujer había utilizado su nombre y sus datos.

Los investigadores sin embargo tienen puesta su mira sobre todo en el sospechoso de haber diseñado los artefactos, que especialistas estadounidenses y británicos han calificado de "sofisticados". De hecho, en Reino Unido no encontraron el explosivo en la primera revisión del paquete. Solo cuando la policía de Dubai anunció que lo habían hallado dentro del cartucho de tinta de la impresora, cayeron en la cuenta.

Según John Brennan, consejero de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama, el responsable es el mismo que diseñó el explosivo utilizado por el llamado terrorista de los calzoncillos, el 25 de diciembre del año pasado, en un atentado frustrado en un vuelo a Detroit. Se trata de Ibrahim Hassan Al Asiri, un saudí miembro de Al Qaeda en la península Arábiga. Al Asiri también está acusado en su país de haber organizado el atentado contra el jefe de la lucha antiterrorista saudí.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

"Sería imprudente asumir que no hay otros por ahí", admitió Brennan en la CNN, en la que dijo que las bombas parecían destinadas a explotar en pleno vuelo. Varios inspectores estadounidenses viajan a Yemen para revisar las prácticas de seguridad en la carga de aviones. De momento, las dos mayores compañías de paquetería, FedEx y UPS, han suspendido sus operaciones desde Yemen. También Alemania ha cancelado el flete aéreo procedente de ese país. Reino Unido ha anunciado una revisión de los procedimientos de seguridad de los envíos de carga.

Universitarias yemeníes protestan por la detención de una compañera acusada de enviar los paquetes bomba.
Universitarias yemeníes protestan por la detención de una compañera acusada de enviar los paquetes bomba.AFP

Sobre la firma

Corresponsal para los países ribereños del golfo Pérsico, ahora desde Dubái y antes desde Teherán. Especializada en el mundo árabe e islámico. Ha escrito El tiempo de las mujeres, El Reino del Desierto y Días de Guerra. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción