Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Anda, que si tuviera que pagar..."

La sanidad andaluza empieza a entregar facturas "informativas" a los pacientes que da de alta para que sepan el coste de la asistencia que reciben

Antonia Sánchez Granado salió ayer exultante del Hospital Comarcal de la Costa del Sol. Al cabo de dos meses de espera, por fin se había operado de cataratas, una intervención insignificante, de "apenas un cuartillo de hora", que un rato después de pasar por quirófano no le producía más molestia que la incomodidad del parche que cubría su ojo derecho.

Cuando cuatro horas antes llegó al hospital marbellí acompañada de su hija, esta mujer de 73 años, viuda y jubilada, no podía sospechar que al recibir el alta también le entregarían una factura del coste de la operación, aunque meramente a título informativo. "Si lo hubiera tenido que pagar yo, no estaría así de contenta", bromeaba Antonia al exhibir la factura.

Una operación de cataratas en Marbella sale por 1.398 euros

La medida forma parte del plan de ahorro del Gobierno

Porque el montante, 1.398,63 euros, le llamó la atención. "Si esto es lo que vale una simple catarata, no puedo ni imaginar lo que debe ser una operación de más envergadura. Yo no sé si esto es caro o barato, para eso están los profesionales que son los que entienden, pero hay que ser consciente de lo que vale todo", comenta. Y preguntada sobre qué hubiera ocurrido con sus cataratas si no existiera prestación gratuita, responde en tono dubitativo: "Pues me lo hubiera tenido que hacer".

El Hospital Comarcal de la Costa del Sol ha sido el centro elegido por el Servicio Andaluz de Salud (SAS) para iniciar la entrega de facturas en la sombra a los pacientes para que conozcan el coste de las prestaciones que, como se especifica en ellas, "en ningún caso tendrá que abonar". "Queremos hacérselo saber desde el convencimiento de que es una información de su interés para que sea consciente de en qué se emplean los presupuestos de la comunidad autónoma", explican las misivas. En los próximos días se sumarán los hospitales de Jerez de la Frontera (Cádiz), Pozoblanco (Córdoba) y Antequera (Málaga). De momento, se emitirán facturas de las operaciones de cataratas, vesícula y hernias, patologías que suman la tercera parte de todas las intervenciones ambulatorias en Andalucía (161.682 el año pasado); y de pruebas diagnósticas digestivas (gastroscopias y colonoscopias) y cardiológicas (esfuerzo y Holter).

De forma escalonada se irán incorporando otros centros hasta completar en 2011 la red de los 44 hospitales públicos andaluces en los que se dará factura en la sombra de los 40 procedimientos más habituales entre pruebas diagnósticas y operaciones quirúrgicas ambulatorias. El Consejo Interterritorial aprobó antes del verano que la medida se extienda a todas las comunidades para favorecer el ahorro sanitario.

El fin pretendido por la medida es que el ciudadano tenga conciencia de los altos costes de la atención sanitaria pública, y, a juzgar por la opinión de los primeros pacientes que reciben la factura, es comprendida y bien aceptada. "Me parece muy bien que sepamos lo que valen las cosas para saber cuando es conveniente utilizarlas. No soy quién para juzgar a nadie, porque no todo el mundo cuando se encuentra mal lo lleva de la misma manera, pero a veces vamos a las consultas por cosas muy insignificantes", afirma Antonia Sánchez.

De la misma opinión es María Teresa González Romero, que acudió al hospital para una prueba de esfuerzo valorada, según factura, en 121,72 euros. "No me parece cara", afirma esta mujer de 67 años, que también resalta la importancia de que la gente sepa lo que cuestan los servicios públicos. "Ahora todo vale mucho y me parece muy conveniente que se sepa todo lo que nos da la Seguridad Social, a mí siempre me han tratado muy bien en el hospital y en el ambulatorio, nunca me ha hecho falta ir a un médico de pago", explica.

Eso sí, María Teresa González está convencida de que tiene plenamente ganado el derecho a la prestación sanitaria. "Esta prueba no ha sido cara, pero ya lo tenemos todo pagado y muy bien pagado, mi marido ha estado trabajando y pagando a la Seguridad Social 50 años, pero ahora hay mucha gente que atender que no ha pagado", afirma.

En el día de ensayo, el Hospital Comarcal de la Costa del Sol emitió ayer medio centenar de facturas en la sombra. Este centro, en obras de ampliación, que atiende una población de unas 500.000 personas que se triplica en algunos momentos del año y con un alto porcentaje de extranjeros, efectuó el año pasado 4.500 intervenciones de cirugía mayor ambulatoria y 18.600 pruebas diagnósticas.

Coste real

Una de las novedades que según la consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, tiene la factura en la sombra es que se calcula el coste real, "lo más aproximado posible", de las prestaciones, y no se limita a una estimación media, como ha ocurrido en otras comunidades autónomas que han ensayado este sistema. En Marbella, la operación de hernia vale 1.147 euros y la de vesícula, 1.470. Pero solo en Marbella.

Ana Belén Moya, responsable de la unidad de enfermería de pruebas funcionales del hospital Costa del Sol relata que se tienen en cuenta costes directos, como los de personal o material fungible; y otros indirectos, como las pruebas previas o el mantenimiento y la administración.

Ello explica que la misma intervención quirúrgica no cueste lo mismo en todos los centros. Por ejemplo, la operación de cataratas que en Marbella sale a 1.398 euros, en el Hospital Virgen Macarena de Sevilla cuesta 1.197 euros. El Servicio Andaluz de Salud ha afinado su sistema para saber los datos individualizados. Ahora se trata de darlos a conocer a cada paciente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de octubre de 2010

Más información