Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Zapatero se merecía los abucheos"

El PP evitó ayer reprobar la actitud de quienes abuchearon a Zapatero en el desfile de la Fiesta Nacional y justificó de forma abierta o velada su comportamiento, a pesar de que el hecho de que los gritos arreciaran en el momento en que se rendía homenaje solemne a los caídos en acto de servicio molestó a muchos militares y al propio Rey, según él mismo reconoció.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, que el martes no condenó lo sucedido a pesar de que fue testigo directo de los alborotos, se limitó a comentar ayer que el protocolo propuesto por la ministra Chacón podía haberse planteado antes, tras los casos de "agravio" a la bandera de España en algunas comunidades autónomas, mientras que la secretaria general, María Dolores de Cospedal, incluso se mostró orgullosa de lo sucedido. "En otros sitios ha habido abucheos. Aquí ha habido aplausos", dijo en un acto del PP de Puertollano.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que el día anterior defendió los abucheos como muestra de la libertad de expresión, admitió ayer que estos se produjeron en un momento "especialmente inapropiado e inadecuado", aunque los justificó alegando que el público estaba lejos de las tribunas de autoridades y "no oía bien" lo que estaba sucediendo.

Más lejos fue el portavoz popular en la Comisión de Presupuestos, Vicente Martínez-Pujalte, quien dijo que Zapatero "merecía" los pitidos "por los cuatro millones de parados" y que el PSOE "nunca ha criticado los abucheos a Esperanza Aguirre cuando iba a un hospital".

Al igual que la presidenta de Madrid, la portavoz en la Comisión de Defensa, Beatriz Rodríguez-Salmones, calificó de "inconveniente" el momento elegido para pitar a Zapatero, pero advirtió que la actitud de respeto debe ser fruto de "la pedagogía y el convencimiento", y advirtió que "pretender reglamentar cuándo se puede abuchear y cuándo no, resulta ineficaz y contraproducente".

El único dirigente del PP que reprobó sin paliativos la actitud de los alborotadores fue el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. "Creo que sobra siempre abuchear a los políticos y en los momentos solemnes, al izar la bandera o al homenajear a los caídos, aún más".

Las Juventudes Socialistas han acusado a la sección madrileña de Nuevas Generaciones del PP de haber organizado las protestas contra Zapatero a través de su red social en Twitter.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2010