Un consejero del BCE plantea empezar a subir los tipos

Agencias

"El Banco Central Europeo debería comenzar a pensar en subir los tipos de interés". Lo ha dicho el consejero y economista jefe del BCE, Jürgen Stark, a la revista Emerging Markets. El alemán Stark, un halcón de la ortodoxia monetaria, recomienda dar este paso para evitar un repunte de la inflación a medio plazo. "Somos plenamente conscientes de que mantener una política monetaria acomodaticia durante demasiado tiempo puede suponer graves riesgos para nuestra economía y para la estabilidad de precios en el medio plazo", sostiene.

Stark se aleja así del mensaje que transmitió el pasado jueves el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet. El francés considera adecuado el nivel actual de los tipos de interés, en el 1%, y el suministro de liquidez a los bancos.

Más información

El consejero sostiene que las medidas extraordinarias que el BCE adoptó para hacer frente a la crisis financiera no deberían sembrar "las semillas de nuevos desequilibrios o excesos". Para evitarlo, los tipos de interés y las provisiones de liquidez deben ajustarse de forma "apropiada y oportuna".

Stark, al que la publicación define como uno de los miembros del Consejo "más agresivos", cree que las tasas de inflación se mantendrán moderadas, pero subraya que los riesgos de que esto no ocurra "se están desviando ligeramente al alza".

Además, se muestra más optimista respecto a la previsión de crecimiento de la economía, como recogen las últimas proyecciones del BCE, que indican una mayor reducción de los riesgos de que se produzca una doble recesión en la zona euro. Stark cree que la menor demanda global prevista para la segunda mitad del año amenaza con reducir el crecimiento de las exportaciones de la UE.

Menos deuda comprada

Por otra parte, el BCE compró la semana pasada deuda pública tan solo por nueve millones de euros, frente a los casi 1.400 millones adquiridos la anterior. El banco europeo informó ayer de que hoy llevará a cabo una subasta de retirada de liquidez por 63.500 millones durante siete días para neutralizar su efecto y evitar que suba la inflación. Para ello el BCE ofrecerá a los bancos comerciales de la zona euro un máximo del 1%. Desde el 10 de mayo, el BCE compra deuda pública de la eurozona para estabilizar el mercado de bonos y asegurar su funcionamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 12 de octubre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50