Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CONSECUENCIAS DE LAS PRIMARIAS EN EL PSM

Falsa paz hasta febrero

La estrecha victoria de Tomás Gómez el domingo deja un partido dividido que fingirá unidad hasta la elaboración de las listas electorales

Las primarias socialistas de Madrid han dejado ganadores y derrotados. Tomás Gómez se ha alzado con el cetro que le otorga la candidatura para las elecciones a la presidencia de la Comunidad de Madrid, que se celebrarán el próximo 22 de mayo. Su equipo estaba ayer exultante. Todo lo contrario que el que ha impulsado la candidatura de Trinidad Jiménez, que ayer aún estaba aturdido por la derrota.

El mensaje oficial que emana de todos los órganos del partido es la unidad. Tras las primarias solo hay un partido. Todos unidos, repiten unos y otros. "Es momento de la generosidad y del sentido común. Ahora hay que mantener la tensión y continuar la campaña hasta mayo", señala con prudencia un diputado regional que apostó por Gómez. Pero la verdad parece bien distinta. Las primarias han dejado un partido dividido como una naranja partida por la mitad. Y los que perdieron temen por sus cargos, que el equipo de Gómez lamine a toda la disidencia, que logró el 48% de los votos en un proceso con una elevada participación (81,2% de los 18.000 militantes).

"Nos unimos para que no nos mate", dice un alcalde que apoyó a Jiménez

El secretario general del partido ha lanzado mensajes conciliadores. Asegura que cuenta con todos. Pero los que apoyaron a Jiménez tienen recelos. Consideran que durante unos meses se vivirá una falsa paz en el PSM. Hasta que haya que elaborar las listas electorales, a partir de febrero.

"Hay 7.000 personas que han votado contra el secretario general y eso lo tiene que tener en cuenta", dice un alto cargo socialista, que revela que algunos han empezado a organizarse para formar una corriente crítica con el actual secretario general. Uno de los alcaldes socialistas que apoyaron a Jiménez resume: "Nos unimos para que no nos mate. Ahora lo primero es pensar en febrero". Varios dirigentes consultados creen que Gómez tratará de imponer en las listas de todos los ayuntamientos de Madrid y en la de la Asamblea autonómica a sus hombres de confianza. "Ha prometido puestos a todo el mundo. En la cámara regional, más de 200 puestos", desliza un veterano dirigente. Es la teoría de los que decidieron seguir a Jiménez en contra del secretario general. "Tomás Gómez ha demostrado su afán integrador y de generosidad. No es tiempo de hablar de listas ni de nombres ahora. Quedan cinco meses para eso", señala Eusebio González, portavoz de la plataforma del secretario general."Tomás tiene que llevar en su proyecto político tanto sus ideas como sus personas. Ha ganado las primarias y debe tener la libertad de llevar en su equipo a quien crea conveniente", señala Eusebio González, secretario general de Alcalá de Henares. Y reclamó a los disidentes un voto de confianza para Gómez.

Entre los derrotados en la jornada electoral del pasado domingo están los simanquistas (cargos afines al anterior secretario general, Rafael Simancas), varios diputados de la Asamblea que mostraron públicamente su apoyo a Jiménez y el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas, que ha sido el portavoz de la candidatura de la ministra y representó el papel de ariete dialéctico contra Gómez. Lucas no quiso hablar ayer sobre el resultado de las primarias y la situación en la que queda. Pero los que apoyaron a Jiménez esperan que cuando el número uno del PSM elabore las listas en febrero lamine la oposición que han constituido. Por eso, las miradas de los socialistas se giran también a Leganés, Collado Villalba, Coslada o Fuenlabrada. En esos municipios gobernados por los socialistas los alcaldes apostaron por Jiménez. Y temen que les impongan un equipo que no les respalde a costa de expulsar a sus hombres de confianza.

"Si a Rafael Gómez [regidor de Leganés] le deja en minoría en la lista, pues tendrá que intervenir el federal". Gómez Montoya descarta cualquier movimiento para desestabilizarle. A pesar de que la secretaria de organización de su agrupación esté con Gómez. "Muerto el perro se acabó la rabia. Ahora todos unidos con Tomás", asegura. Cuando se le pregunta sobre la intervención de las listas electorales dice: "El candidato tiene que contar con todos los militantes, incluidos los que apoyaron a Jiménez".

Otro de los que están en el punto de mira es el regidor de Collado Villalba, José Pablo González. Es miembro de la ejecutiva regional y mostró su respaldo a la ministra. "Ahora estamos todos detrás de Gómez para ganar a Aguirre el día 22 de mayo", afirma el alcalde, que considera que cuando llegue el momento de hacer las listas "el secretario general contará con todo el mundo. Ha ganado por un estrecho margen y tiene que ser generoso". También está en una delicada situación el alcalde de Getafe, Pedro Castro, que pidió a Gómez que diera un paso atrás para evitar las primarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de octubre de 2010