Las consecuencias de las primarias en el PSOE

Los dirigentes que apoyaron a Jiménez temen represalias de Gómez

Algunos cargos opinan que la llamada a la integración no se verá en las listas

"No siempre te acuerdas del que es fiel, pero nunca olvidas al que te traiciona". La frase fue pronunciada el pasado domingo por uno de los estrechos colaboradores de Tomás Gómez, justo después de que el secretario general de los socialistas madrileños ganara el domingo a Trinidad Jiménez las primarias de Madrid.

Otro dirigente de su confianza lo dijo aún más claro el domingo por la noche durante la fiesta de celebración: "Hoy, este partido está unido, pero que nadie olvide que este es el proyecto de Tomás Gómez. Y él es quien decide". Muchos de los que apoyaron a la ministra se muestran inquietos ante la posibilidad de que el candidato socialista a la presidencia de Madrid tome represalias.

Uno de los mayores conflictos puede darse con el candidato a regidor
Más información
Parla dio la victoria a su ex alcalde
La participación en las primarias de Madrid alcanzó el 80,96%
Tomás Gómez elogia en su victoria a Jiménez, pero se olvida de Zapatero
El PSOE se conjura para defender a Zapatero tras el revolcón de Madrid
Falsa paz hasta febrero
Tomás Gómez: "Todos somos necesarios"

Gómez se mostró conciliador durante toda la jornada de resaca de su victoria por apenas cuatro puntos de diferencia (547 votos). "Yo quiero sumar e integrar todos los esfuerzos y lo vamos a hacer sin ninguna dificultad. En mi partido, no solamente no sobra nadie, sino que queda mucha gente que queremos que entre y colabore y trabaje con nosotros. Yo creo en la integración, yo creo en la suma", declaró a lo largo del día en distintas entrevistas. Pero los derrotados no se fían. La realidad es que Gómez ha ganado por un estrecho margen y los dirigentes que se enfrentaron a él temen que ahora corte cabezas.

La mitad de la dirección ejecutiva regional del PSM apoyó a la ministra de Sanidad, otro tanto ocurrió con el grupo socialista en la Asamblea de Madrid. Más de la mitad de los diputados autonómicos respaldaron a Jiménez, y la mayoría del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Madrid. David Lucas el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid parece uno de los señalados. Las miradas también se dirigen a varios diputados que cambiaron de opinión a mitad de la campaña electoral como el parlamentario regional Adolfo Navarro o Lucas Fernández. Tras la victoria de Gómez quedan en una delicada situación. "Dice que va a integrar, pero lo suyo hasta ahora ha sido desintegrar, hace tres años se le dio manga ancha y ha aplicado el sectarismo. Él ya tiene su lista negra y va a intentar hacer una limpia absoluta", asegura un dirigente socialista madrileño que trabajó para Jiménez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Desde el entorno de Gómez apelan a la unidad del partido. "No habrá cambios radicales. Se mantendrá el equilibrio en la ejecutiva regional, en el grupo parlamentario y en los municipales. Es momento de tranquilidad absoluta. El partido tiene que estar ya en clave electoral y no orgánica", señaló ayer José Cepeda, diputado autonómico y miembro del equipo de Tomás Gómez. Varios de los cuadros socialistas consultados coinciden en afirmar que a partir de ahora el PSM vivirá una calma tensa hasta febrero o marzo, cuando haya que elaborar las listas electorales para los comicios del próximo 22 de mayo. Auguran que entonces se impondrá el poder de Tomás Gómez. "Deberá tener en cuenta al 48% de la militancia que no le apoyó porque en caso contrario se pueden abrir heridas muy profundas", sostiene un alcalde socialista que se enfrentó al secretario general del PSM.

Otro de los dirigentes del grupo de los derrotados afirma que "ahora se trata de organizar y consolidar ese 48% de militantes que han votado por Trini, hay que exigir la presencia en candidaturas, hay que convivir aunque Gómez no quiera". "Debemos exigir nuestra cuota en las listas y si Gómez se niega, el Federal tiene que intervenir", añade. Uno de los posibles conflictos puede suceder en el Ayuntamiento de Madrid. El candidato, Jaime Lissavetzky ha formado tándem con Jiménez y querrá meter a su gente en las listas. "La mitad de su candidatura deberá estar formada por quien diga Jaime", sostiene un concejal que apoyó a la ministra.

El mayor problema se puede vivir en los municipios de más de 50.000 habitantes donde las listas electorales las tutela la dirección federal del PSOE. Si hay algún conflicto en la lista de algún gran municipio entre la agrupación local y la regional, resolverá Ferraz. Cargos socialistas que respaldaron a Jiménez opinan que "la ejecutiva federal no se mojará". "Durante las primarias se ha mantenido neutral y en febrero no querrá desautorizar a Gómez", añaden. Un concejal socialista del Ayuntamiento de Madrid que votó en las primarias contra Gómez augura problemas: "Pactará con algunos de los alcaldes más importantes, venderá que ha integrado y luego en las listas no dejará ni a uno de los que estuvieron con Jiménez. Se va a cepillar a todo el mundo".

Ignacio González, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, saluda a Jiménez en el concierto de Paco de Lucía.
Ignacio González, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, saluda a Jiménez en el concierto de Paco de Lucía.SAMUEL SÁNCHEZ

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jesús Sérvulo González

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS