Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los Presupuestos para 2011 | La carga de la deuda

Los intereses de la deuda se desbocan

El Estado ya paga más por el coste financiero del endeudamiento que por el capítulo de personal - La presión de los mercados eleva un 18% la carga

España ya paga por los intereses de su deuda más que por el personal de la Administracion central. Los gastos financieros escalarán un 18% el próximo año, hasta sumar un récord de 27.420 millones, lo que ya supone el 18,3% de todo el presupuesto no financiero y queda por encima de los gastos de personal (26.982 millones).

El Gobierno lo atribuye a la evolución de la deuda pública y de las condiciones de los mercados financieros, que siguen poniéndose difíciles para España y le piden más interés para prestarle dinero. En los últimos 12 meses, la prima de riesgo (que es el diferencial de los tipos de interés que paga España respecto a Alemania en bonos a 10 años) ha pasado de 58,7 a 188,6 puntos básicos. Y casi el 93% de los gastos financieros corresponden a los intereses de la deuda pública en euros.

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, descartó ayer que el coste de financiación de la deuda española pueda alcanzar niveles inasumibles, si bien entre 2010 y 2011 aumentará la ratio de deuda con relación al PIB, debido a la merma de ingresos por la crisis y el aumento de gastos para mitigar sus efectos. Economía prevé una tasa del 62,8% para el conjunto de las Administraciones públicas en 2010 y del 68,7% en 2011. En euros contantes y sonantes: el incremento en el volumen de deuda en 2011 se estima en unos 43.300 millones para el Estado, hasta situarse en 594.800 millones, en un año en que no asumirá deuda de ningún ente público.

El Gobierno calcula que las Administraciones públicas reducirán el déficit del 9,3% del PIB este año al 6% el próximo.

El Tesoro Público realizará en 2011 unas emisiones brutas de alrededor de 192.000 millones (un 10% menos que en 2010) para refinanciar los vencimientos de deuda y cubrir nuevas necesidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 2010