Reportaje:(PRE)PARADOS / 4

"Quiero vivir con mi novia, evolucionar"

Borja y Ruth son novios y comparten su piso con Óscar - Otras parejas prefieren esperar a convivir solas, pero a veces la espera se hace muy larga

Óscar Martín-Blas, 25 años, sabe que es el tercero en discordia: "Al principio, lo llevé un poco mal. Es complicado meterse a vivir con una pareja. Me gustaría tener más intimidad. Soy un hombre y no puedo pasearme por la casa en paños menores. O cuando hay roces entre ellos, entonces me voy al rincón, que es mi habitación, para que lo solucionen".

Desde hace tres años, Óscar vive con Ruth Palomares y Borja Cuéllar, ambos de 24 años y pareja desde hace tres, en un piso de 50 metros cuadrados en Paterna (Valencia). "Los primeros días yo estaba un poco cortado pero ya es como un amigo", cuenta Borja. Compartir piso es la opción más económica pero también, hoy por hoy, la única para los tres. No tienen dinero para más. Desde que empezaron a convivir, Óscar, que trabaja en una consultora de mercados, no ha ganado más de 800 euros mensuales. Ruth (que estudió un grado superior de Automoción) y Borja (que cursó un módulo de Diseño Gráfico) no han tenido estabilidad laboral ni un sueldo superior a 1.200 euros. Y ahora están en paro.

"Es difícil compartir casa con una pareja. Me gustaría tener más intimidad"
"Necesito tener mis cuatro paredes, pero todo se retrasa: el piso, la boda..."

Más información

La emancipación depende del trabajo y el precio de la vivienda. Durante la expansión económica el porcentaje de los menores de 34 años que pudieron abandonar la casa familiar no paró de crecer. Mientras que en 2002 solo pudo hacerlo un 35%, en 2008 la relación había subido al 46,3%. Pero con el estallido de la crisis la tendencia se ha estancado. La previsión es que siga así.

Al igual que Óscar, Ruth y Borja, cada vez son más los que comparten piso. Las búsquedas en idealista.com de este tipo de habitaciones han aumentado un 95% en el último año. El precio medio por un cuarto es de 353 euros. "Y lo interesante es que hace tres años la media de los demandantes era de 25 años y ahora es de casi 29", apunta César Oteiza, director de operaciones del portal.

Pero no todas las parejas están dispuestas a compartir piso. Laura Fernández (27 años) y Alfonso Castellano (29) ni se lo plantean, aunque sí llevan un año deseando vivir juntos. "Es la edad", explica Alfonso. Pero de momento es inviable. Ella, licenciada en Derecho, está preparando la oposición de técnico de la Administración General del Ayuntamiento de Sevilla -"las plazas se han reducido de 50 a 15 por el recorte de gastos"-, y él, también licenciado en Derecho, gana 1.000 euros "como mucho" en un despacho de abogados. Están registrados desde hace más de dos años para acceder a una vivienda de protección oficial que "nunca sale".

"Yo me agobio más que Laura porque lo que quiero es de una vez evolucionar, tener un pisito y cuatro paredes. Vivir con mi novia", asegura Alfonso. "La cosa está chunga. Todo se retrasa: el piso, la boda, todo", añade. Los dos sienten que el tiempo se les echa encima. Mientras tanto, acuden puntuales cada viernes a su lugar de encuentro: el Centro Comercial de Nervión Plaza, donde van a cenar y al cine.

Las autonomías y el Ministerio de la Vivienda ofrecen distintas ayudas para el alquiler. El Gobierno aprobó en 2008 la Renta Básica de Emancipación (RBE), que consiste en 210 euros mensuales durante cuatro años a los jóvenes de entre 22 y 30 años con ingresos inferiores de 22.000 euros brutos al año. Según el Ministerio de Vivienda, 213.257 jóvenes se han beneficiado de esta ayuda.

En el caso de los que prefieren adquirir un piso, el Observatorio Joven de Vivienda estima que los ingresos netos mínimos al mes necesarios para comprar una vivienda libre en España son de 2.379 euros, un ingreso al alcance de pocos. Además, los bancos han endurecido las condiciones de concesión para la compra de un piso. Entre otras cosas, muchos exigen que el interesado pueda dar de entrada al menos una tercera parte del coste y demostrar una estabilidad laboral.

"En España estamos cambiando la estructura social tal y como la entendíamos. Los jóvenes empiezan a asumir, cosa que no deberían, el hecho de que no van a poder emanciparse fácilmente y que si lo logran, lo harán mucho más tarde", afirma Ricardo Ibarra, presidente del Consejo de la Juventud.

Sol Pascual, de 21 años y estudiante de una doble licenciatura (Comunicación Audiovisual y Administración y Dirección de Empresas), se siente frustrada y acepta que ahí fuera le esperan nubarrones: "Empezaré ganando poco, lo tengo asumido, pero me agobia". Sol, que vive en el pueblo madrileño de Becerril de la Sierra, queda cada día con Roberto Aguilera, su novio, de 23 años. Tras siete años trabajando de carnicero, a finales de septiembre Roberto se queda sin trabajo. De ganar 1.200 euros despachando en el puesto -"empecé cobrando 400"- pasará a estudiar una oposición para policía local: "Busco una estabilidad". Ambos pensaron en irse a vivir juntos hace un año, cuando el resto de sus amigos, que "trabajan en negocios familiares y ganan lo suficiente para alquilar un pisito", se emanciparon. Pero saben que a ellos les tardará en llegar el momento. "Nadie te regala nada", repite una y otra vez Roberto, que con su Citroën Saxo blanco recorre varias veces a la semana los ocho kilómetros que separan El Boalo, su pueblo, de Becerril de la Sierra para recoger a Sol e ir juntos al Centro Comercial de Villalba. "Si tienes tu casa, gastas menos", insiste Roberto. "Y mola hacer lo que tú quieras cuando tú quieras".

En cifras

- El 53,6% de los jóvenes entre 18 y 34 años no está emancipado (5.863.763), según cifras del Consejo de la Juventud de España (CJE).

- Los jóvenes tendrían que apartar más de la mitad de su salario (56%) para pagar una hipoteca. El porcentaje cae al 42,3% en el caso del alquiler, según el Ministerio de Vivienda.

- La vivienda en alquiler apenas representa el 13% del total del parque de 25.000.000 de pisos.

- En España solo hay 2.776.037 viviendas en régimen de protección oficial.

- El salario medio de una persona de entre 18 y 34 años es de 15.263 euros anuales. Los ingresos de un hogar joven de la misma franja de edad se sitúan en 22.526 euros, según el CJE.

- Desde enero de 2008, 213.257 jóvenes de entre 22 y 30 años se han beneficiado de la Renta Básica de Emancipación (RBE).

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de septiembre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50