Dimite la 'número dos' del Gobierno brasileño

La lluvia de acusaciones de tráfico de influencias y corrupción que ha salpicado en los últimos días a la candidata a la presidencia de Brasil, Dilma Rousseff, ha precipitado la salida fulminante de la hasta ayer ministra de la Casa Civil (número dos del Ejecutivo) y ex colaboradora íntima de Rousseff, Erenice Guerra. Fue el propio presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, el que tomó la tajante decisión tras publicarse en el rotativo Folha de São Paulo otra entrega del entramado de contactos turbios y actividades de lobby que dos hijos de Guerra, Saulo e Israel, mantenían en las altas esferas del Gobierno para cobrar cuantiosas comisiones de empresas.

El escándalo amenaza con impactar de forma negativa en la brillante campaña electoral de Rousseff, a quien los sondeos otorgan una victoria en la primera vuelta, el 3 de octubre. Rousseff acusa a la oposición de jugar sucio en la recta final de la carrera electoral aireando acusaciones sin fundamento contra su entorno.

Más información
El aborto, la corrupción y las privatizaciones centran un rocoso debate televisado en Brasil
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS