Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tensión en las relaciones con Marruecos

Zapatero se reúne el lunes en Nueva York con Mohamed VI

Moratinos se entrevistará con el jefe de la diplomacia marroquí

José Luis Rodríguez Zapatero tiene previsto entrevistarse el próximo lunes en Nueva York con el rey Mohamed VI, según confirmaron ayer fuentes gubernamentales. Será el primer encuentro entre ambos tras la crisis provocada por los incidentes de agosto pasado en la frontera de Melilla, donde activistas marroquíes amagaron con un bloqueo a la ciudad. Zapatero viaja el domingo a Nueva York para participar en la Cumbre de los Objetivos del Milenio, que persiguen erradicar la pobreza extrema en 2015, mientras que el rey de Marruecos acude a Naciones Unidas para defender el proyecto de autonomía para el Sáhara que defiende su país como salida al contencioso. En paralelo al encuentro del monarca alauí y del jefe del Gobierno se reunirán los ministros de Asuntos Exteriores de los dos países, Miguel Ángel Moratinos y Taieb Fassi-Fihri.

El Gobierno espera que las entrevistas sirvan para superar las fricciones

Zapatero no quiso ayer confirmar su cita con Mohamed VI, por temor a que se suspenda a última hora, aunque consideró "probable" que se celebre y dijo que su propósito es repasar la relación entre los dos países, que consideró una de las prioridades de la política exterior española.

El presidente evitó comentar la carta que el primer ministro marroquí, Abbas el Fassi, envió al presidente del PP, Mariano Rajoy, en la que expresaba su "profunda decepción y rechazo total" a la visita que este hizo ayer a Melilla. Fuentes de La Moncloa recordaron, sin embargo, que El Fassi no firmó su misiva como responsable gubernamental sino como líder del partido Istiqlal, socio del PP en la Internacional Demócrata de Centro.

En la rueda de prensa que ofreció en Bruselas al término del Consejo Europeo, Zapatero mostró su "respeto" por la decisión de Rajoy de visitar Melilla y calificó de "correctas" las declaraciones que hizo durante su estancia en la ciudad, ya que a su juicio "van en la buena dirección". "Espero que todos contribuyamos a algo que tiene un interés importante para España y que todos los puntos que habitualmente se suelen utilizar de fricción entre España y Marruecos los tratemos con responsabilidad", agregó.

El Gobierno confía en que el encuentro de Zapatero con el rey de Marruecos en Nueva York sirva para superar de forma definitiva la crisis del pasado verano, cuya motivación de fondo nunca se ha aclarado oficialmente. Aunque el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, viajó el 23 de agosto a Rabat para dar explicaciones por los supuestos malos tratos a ciudadanos marroquíes en la frontera de Melilla, Mohamed VI se le quejó de los sobrevuelos del yate donde descansaba el pasado junio por parte del helicóptero de un Ejército español que lleva suministros a la guarnición de Chafarinas.

Previamente, don Juan Carlos llamó desde Mallorca a Mohamed VI con el pretexto de felicitarle el Ramadán. Los dos monarcas acordaron entonces una "hoja de ruta" para superar la tensión bilateral que incluía, además de la visita de Rubalcaba, la incorporación de los respectivos embajadores y un encuentro entre ambos jefes de Estado. El Gobierno marroquí anunció que don Juan Carlos viajaría a Marruecos en visita privada, pero la Casa del Rey no ha confirmado aún este desplazamiento. Se espera que antes de fin de mes se incorpore a su puesto el nuevo embajador marroquí en Madrid, Ahmed Ould Souilem, y que reciba el plácet de Rabat el diplomático español Alberto Navarro.

Tras la crisis de agosto, la normalización se ha visto enturbiada por una serie de incidentes, como la agresión sufrida por activistas españoles en El Aaiún. El Gobierno español, deseoso de quitar hierro al asunto, aceptó la versión de Rabat de que los agresores no habían sido miembros de las fuerzas de seguridad del reino alauí sino marroquíes contrarios a la autodeterminación del Sáhara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de septiembre de 2010