Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maragall apoya el referéndum federalista que propone ICV

El ex presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, constató ayer su distanciamiento con el PSC, del que dejó de ser militante en 2007. En una cuestión tan central ante los comicios autonómicos de otoño como el futuro del autogobierno de Cataluña, Maragall difirió de las propuestas socialistas y se alineó con otro grupo de izquierda, Iniciativa per Catalunya (ICV-EUiA). El líder de ICV, Joan Herrera, propuso la semana pasada un referéndum para decidir el modelo político administrativo de Cataluña con tres opciones: autonomía, estado federal, o independencia.

Maragall, que ayer clausuró la Universitat Catalana d'Estiu en Prada de Conflent (Francia), vio la propuesta con buenos ojos. "Estaría muy bien proponer las tres opciones", valoró. Aunque dudó de la viabilidad de la consulta -"habría que ver cómo se haría y quién lo convoca, dijo- y pidió "rapidez" en su tramitación: "Yo ya tengo 69 años, dentro de poco tendré 70, ya queda poco. No se puede dar a la gente joven la impresión de que estas cosas políticas no se acaban nunca".

El PSC "que diga lo que quiera", soltó el ex presidente

Maragall no quiso replicar a su ex formación, el PSC, que se había mostrado muy crítico con el referéndum planteado por Herrera. Primero recordó que ya se dio de baja como militante socialista y acusó a sus ex compañeros de falta de propuestas "formales y razonables". "Que diga lo que quiera [el PSC]", soltó Maragall.

No es el único referéndum que pidió el ex presidente de la Generalitat. Maragall abogó por una consulta para decidir si se acepta o no el Estatuto recortado por el Tribunal Constitucional: "La gente votó el Estatuto tapándose la nariz porqué ya estaba retocado. Ahora, si el texto que queda no es el que se votó, se les debería volver a preguntar si aún lo quieren".

Pese a que el hipotético referéndum de ICV incluiría la opción independentista, Maragall precisó que no era soberanista. El ex presidente justificó la creación de nuevas plataformas secesionistas tras la sentencia del Constitucional aunque les achacó falta de rigor: "Tendrían que estar bien basadas y construirse bien, y hasta ahora no hay ninguna que me acabe de convencer. Son románticas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de agosto de 2010